viernes, 24 septiembre 2021

Guardabolsos un impedimento para el cliente…

La calidad de la oferta de las Tiendas Caribe en nuestro país, ha mermado mucho desde su apertura en los años 90, cuando constituyeron el boom social del momento. En aquel entonces fueron la novedad ahora muchos cuestionan la calidad del servicio y las limitaciones para su acceso.    

La calidad de la oferta de las Tiendas Caribe en nuestro país, ha mermado mucho desde su apertura en los años 90, cuando constituyeron el boom social del momento. En aquel entonces fueron la novedad ahora muchos cuestionan la calidad del servicio y las limitaciones para su acceso.    

En la actualidad la realidad es totalmente diferente pues ya son una opcion más para quienes buscan muchos productos de primera necesidad en ellas, a pesar de continuar siendo los precios muy por encima del nivel adquisitivo del cubano. El contexto económico ha cambiado, y aunque aun el cambio monetario del CUP por el CUC no satisface el bolsillo del cubano segun su salario mensual,  25 cup X 1cuc, la realidad es que a diario ya son miles de personas las que visitan y compran sus productos.

Tiendas que antes distinguian del resto por la novedad en sus ofertas, la calidad y el excelente servicio que recibía el cliente. Esa realidad también hoy es otra. Poco a poco las Tiendas Caribe como se denominan actualmente y las Panamericanas, pertenecientes a Cimex, han perdido esa distincion en la atención al cliente y la calidad de sus productos, que por ser importados suponen mejor factura que los de producción nacional. 

Se hace cotidiano el mal trato al cliente por parte de las cajeras que en muchas ocasiones priorizan la conversación con sus homologas a prestar el servicio a quienes con paciencia esperan de su atención. O simplemente priorizan por delante de toda una larga fila, a amistades y parientes en el cobro de los productos. O responden con evasivas sobre la venta de cierto productos que a simple vista se observan dentro de la entidad.

A todas estas se suma la que ultimamente ha causado mayor molestia a clientes y ususarios, como tambien nos llaman a quienes consumimos sus productos. Los Guardabolsos. Una política instaurada hace mucho tiempo y que en muchos lugares entorpece el acceso a estos establecimientos, para quienes más que a comprar sus productos, también hacen uso de los servicios complementarios que prestan.

En Santa Clara, la mayor concentración de las tiendas Caribe y Panamericanas se encuentran en el Boulevard, prinicipal arteria comercial de la ciudad, donde confluyen espacios gastronómicos, comerciales y de servicios a la población. Un total de nueve tiendas entre ambas cadenas coexisten en dicha avenida comercial, de las cuales seis son Tiendas Caribe y las restantes pertenecen a Cimex, bajo la marca Panamericana. De las primeras solo dos cuentan con taquillas para prestar el servicio gratuito de guardar las pertenencias personales de los clientes. Las otras tres todas tienen taquillas, cuyos espacios son insuficientes, para guardar  los bolsos de los consumidores. 

La disparidad de dicha política se evidencia cuando en una tienda de la misma cadena te dejan entrar con el bolso y al salir lo revisan sin problema alguno junto a la mercancía que usted compró. O cuando quieres acceder a otra de igual marca y no le permiten su entrada con el bolso pero no cuenta con el espacio para guardarlo.

Y aunque la medida algunos la ven muy bien, para otros resulta inexplicable su existencia, asi como el inconveniente de entrar a otra tienda con la mercancía de la anteriormente visitada, a pesar de mostrar el comprobante de compra.

El problema tiene mucha tela por donde cortar. Y a los argumentos anteriores se le suma el desconocimiento o ausencia de una legislación, decreto o ley que ampare dicha política establecida hace mucho y asumida por el pueblo, como bien señala en su correo electrónico un santaclareño, que como muchos ha sufrido de  los inconvenientes de los guardabolsos.

La ineficiencia del servicio dada por la poca capacidad que tienen estos guardabolsos, provoca largas colas y la espera para acceder a ellos. Además se le suma el argumento utilizado por funcionarios de dichas cadenas ante esta medida, la sustraccion de productos de las tiendas sin ser pagados, lo que deja mucho que desear sobre la actitud honrada y ética que siempre ha mantenido el pueblo cubano. Hechos que tal vez pudieron ocurrir en los inicios, debido a la caotica situación económica que atravesaba el país, en los que algunos asumieron esa actitud transgresora de la honestidad y la ética humana, pero que nunca ha sdio mayoría en nuestra nación.

Por otro lado los ciudadanos se cuestionan la problemática que ocasiona para quienes solo acceden a ellas para usar el servicio de cafetería, que tienen algunas o el de Western Union. 

Como bien señalan estos santaclareños sobre el tema, todos conocemos del sistema de seguridad y control que se implementan en cada uno de estos establecimientos, y que puede decirse es superior al de otros establecimientos similares en cualquier parte del mundo que ni cuentan con guardabolsos, ni con tantas personas en el piso con la función de velar los productos, ni le verifican la mercancía que compró al salir de la tienda.

 

 


Sandra González Rodríguez

Periodista Graduada en Periodismo en la UCLV en 2011 refleja el acontecer de Villa Clara bajo el prisma de la juventud.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.