lunes, 27 septiembre 2021

Cuando de salud se trata, merecemos una mejor atención

La atención a los enfermos va más alla de un buen médico o especialista, lleva implícito amor y atención diferenciada. Dicho en pocas palabras el: cumplimiento de la ética médica.

La atención a los enfermos va más alla de un buen médico o especialista, lleva implícito amor y atención diferenciada. Dicho en pocas palabras el: cumplimiento de la ética médica.

Hace unos días escuchaba en el ómnibus Diana en que viajo a diario al trabajo, opiniones sobre las instalaciones de salud en nuestra provincia y me llamó la atención la coincidencia de criterios entre los que compartían el ómnibus porque cuando hablamos de salud gratuita debe unirse responsabilidad, conocimiento y ética médica en cada consulta a la que asiste un paciente.

«De nada sirve asistir al mejor galeno si este no tiene la ética para atender tu solicitud», afirmaban los interlocutores de aquella conversación matutina en el ómnibus.

«Asistir a una consulta ya sea en policlínicos, hospitales u otros centros de salud es compartir intimidad no solo con el médico», decía una de las ancianas y la otra respaldaba la expresión con un movimiento afirmativo, y tras aquellas palabras sucedían otras y otras que luego comprendí al vivir experiencias parecidas a las de ellas.

«No se cierra la puerta de la consulta, entran y salen tanto personal de salud como otros pacientes, interrumpen sin recato para aclarar cualquier asunto, considerando que su problema es más urgente que el que se trata dentro de la consulta», continuaban los comentarios. 

«En otras ocasiones compartes a la vez tu diagnóstico con el de otro paciente. Cuando sales de allí -comentaba la anciana-, no sabes siquiera cuál es tu padecimiento y qué estrategia vas a seguir para mejorar o sanar del todo.  Regresas a casa con tantas dudas que hasta llegas a lamentar haber asistido al especialista». 

Lo que me hace preguntar: ¿esa es la ética médica que enseñan nuestros centros docentes de salud?

Aún segura de todo lo que invierte nuestro estado revolucionario en preparar al personal de la salud en cualquiera de las especialidades existentes, tanto en conocimiento como en responsabilidad y ética y tantas otras cosas, me apena coincidir con aquella triste conversación de hace unos días. ¿Qué hay que hacer para que el respeto y la protección al enfermo vuelva a ser la de hace unos años atrás?¿A quién le corresponde exigir que cada consulta médica cumpla con los requisitos que establece el código de ética de la Salud pública cubana?

Mi pregunta tiene respuesta en el propio sistema de salud cubano y sus exigencias y compromisos. Para privilegio nuestro, este tipo de prácticas no involucra a todos. y aún muchos galenos cubanos  demuestran cuán profesionales y humanos son. Amor, consagración y conocimientos se unen para diagnosticar y curar a cuantas personas acude a ellos; práctica que debe convertirse en regla y no en excepción.


Belkis Vidal Ramos

Periodista Licenciada en Historia y Marxismo por la UCP de Sancti Spíritus en 1993. Periodista de profesión y pasión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.