domingo, 26 septiembre 2021

¿Cuándo comenzarán a salvar a nuestro fútbol?

El once de Cuba fue “traumáticamente” eliminado de la Copa de Oro de fútbol, el torneo más importante de nuestra región geográfica. Los cubanos, dirigidos por el placeteño Raúl Mederos, han realizado una de sus peores actuaciones en este tipo de certamen.

El once de Cuba fue “traumáticamente” eliminado de la Copa de Oro de fútbol, el torneo más importante de nuestra región geográfica. Los cubanos, dirigidos por el placeteño Raúl Mederos, han realizado una de sus peores actuaciones en este tipo de certamen.

El once de Cubafue “traumáticamente” eliminado de la Copa de Oro de fútbol, el torneo más importante de nuestra región geográfica. A los cubanos, dirigidos por el placeteño Raúl Mederos, les queda un partido ante Canadá, este domingo día 23, pero el mismo es totalmente irrelevante para ellos, pues han realizado una de sus peores actuaciones en este tipo de certamen.

Resulta que nuestra selección ha encajado ya la friolera de ¡10 goles!, en dos encuentros; 7 a manos del poderoso elenco de México y 3 más de Martinica, choque este en el que la defensa en los tiros a balón parado fue pésima. Y, ojo, que la goleada de los martiniqueses pudo ser mayor.

Lo cierto es que nuestro fútbol, que en la década de los 70 y los 80 estuvo entre los 50 mejores del mundo, va de mal en peor, y ahora mismo se sitúa nada menos que en el puesto ¡175! de la Fifa, entre 211 naciones.

Este es un panorama desolador de larga data ya y lo cierto es que poco han hecho los  responsables de nuestro balompié, para sacarlo de su creciente crisis de resultados.

Muchas son las causas de la misma, una de las principales que los decisores se aferran a seguir de espaldas al mundo, ignorando la práctica, universalmente extendida, de convocar a los mejores talentos de sus países, sin importar la liga en que jueguen.

Varios son ya los futbolistas cubanos que se desempeñan en ligas de respeto y que han manifestado su interés de jugar con Cuba. Sin embargo, por razones aún desconocidas que, de hecho, contradicen nuestra actual política deportiva, esos jugadores no han sido convocados a la selección nacional.

Ellos elevarían, sin dudas, el nivel del once criollo, pero, increíblemente, no están con nosotros en ningún torneo importante. A ello agregamos un campeonato nacional que deja mucho que desear en casi todo, en especial con terrenos en pésimas condiciones en la mayoría de las provincias.

Sumemos los evidentes problemas tácticos de nuestros atletas; los pocos topes de categoría que juega el equipo Cuba y tenemos el escenario perfecto para estos desastres, que tanto nos duelen a los seguidores de la nave tricolor.

Mucho habrá que hacer para cambiar el rumbo descendente del fútbol cubano, comenzando por el imprescindible cambio de mentalidad de los que rigen los destinos del más universal de los deportes en la Isla, para que sus mejores talentos, no importa dónde estén, jueguen con el uniforme de las cuatro letras.

Si hasta Messi juega con Argentina; Cristiano Ronaldo con Portugal y Neymar con Brasil, millonarios los tres. Huelgan los comentarios…


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.