martes, 6 diciembre 2022

Tengo razones para dar el Sí

Noida Sotolongo Pérez dice tener razones más que suficientes para estar presente el día 25 en el referendo que definirá la suerte del nuevo Código de las Familias. No duda en afirmar que marcará un sí contundente en la boleta, cuando acuda al colegio de su circunscripción.

Noida Sotolongo Pérez dice tener razones más que suficientes para estar presente el día 25 en el referendo que definirá la suerte del nuevo Código de las Familias. No duda en afirmar que marcará un sí contundente en la boleta, cuando acuda al colegio de su circunscripción.

«Yo soy una guajirita del antiguo central Carmita, luego Luis Arcos Bergnes, de Camajuaní, y vi trabajo y mucha miseria en toda aquella comarca. Antes nadie hablaba de igualdad, de derechos de las mujeres, de los niños ni de los abuelos, esos que fueron conquistados gracias a la Revolución», aseguró la trabajadora por cuenta propia, mientras vende un café a uno de sus clientes habituales.

«Aunque no lo he sufrido, recuerdo haber visto el maltrato a las mujeres por parte de su pareja, algo contra lo cual se pronuncia fuertemente el nuevo Código», expresa Noida, quien reconoce, además, la protección que tendrán los menores en caso de ser abandonados o lastimados por sus padres.

Tratar mal a un niño, que es una persona inocente, no tiene perdón; por eso veo con muy buenos ojos las obligaciones que se establecen para los padres o las personas encargadas de su custodia y cuidado; no se trata de traer al mundo a un ser y luego dejarlo abandonado a su suerte, dijo.

Afirmó que ahora algunos comentan, cuando van a merendar al lugar donde tiene el negocio, que no están de acuerdo con el matrimonio igualitario, sin embargo, ella piensa que hay que respetar la decisión de las personas, y que lo más importante es la calidad humana de cada quien, y no la elección que haya hecho de su pareja.

En lo que sí coincide la mayoría, según ella, es en lo válido que resulta la nueva norma para la defensa de las personas de la tercera edad. «Oiga, yo he visto cada abuso con abuelitos que han sido abandonados por sus familiares, después de haber dado la vida por ellos, que me alegré mucho cuando leí todo lo bueno que allí se expresa respecto a las obligaciones de los hijos con sus padres».

Aclara, además, que es un deber explicarles a los más jóvenes el contenido del Código de las Familias, como ha hecho ella con su hijo Dayán, porque conoce que muchos comentan sobre él, sin haberlo leído, lo cual puede generar confusiones.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *