domingo, 26 septiembre 2021

Santa Clara, 330 años después

Santa Clara es uno de los conjuntos urbanos y comunidad social más importantes de Cuba, no solo por su privilegiada ubicación en el centro mismo del archipiélago sino por el acervo industrial, cultural, científico, educativo  y la rica historia que ha tejido en sus ya 330 años de fundada.

Santa Clara es uno de los conjuntos urbanos y comunidad social más importantes de Cuba, no solo por su privilegiada ubicación en el centro mismo del archipiélago sino por el acervo industrial, cultural, científico, educativo  y la rica historia que ha tejido en sus ya 330 años de fundada.

Lo que es hoy la ciudad de Santa Clara es uno de los conjuntos urbanos y comunidad social más importantes de Cuba, no solo por su privilegiada ubicación en el centro mismo del archipiélago sino por el acervo industrial, cultural, científico, educativo  y la rica historia que ha tejido en sus ya 330 años de fundada.

Reconocida como una de las plazas culturales más acendradas y diversas del país es también portadora de tradiciones y festejos populares que la singularizan entre los que resaltan los relacionados con la fundación de la villa, el 15 de julio de 1689, por parte de 18 familias procedentes de San Juan de los Remedios.

Es portadora de un desarrollo industrial apreciado sobre todo a partir del triunfo revolucionario así como del despegue definitivo de una amplia cobertura de instituciones educativas entre las que destacan las Universidades Pedagógicas, la de Cultura Física, la de Ciencias Médicas y la importantísima Universidad Central Marta Abreu de Las Villas que resalta además por su consolidada red de centros de investigación científica.

No podría escribirse con justeza histórica el devenir de Santa Clara sin reconocer la prominencia de dos figuras relevantes que con su accionar y entrega dieron lustre y empuje a la capital villaclareña. La primera es una hija suya, Marta Abreu de Estévez, quien promovió y financió importantes obras sociales y de servicio para su ciudad convirtiéndose en su espléndida benefactora y gran patriota; y la segunda, el guerrillero argentino Ernesto Guevara de la Serna, el Che, quien la liberó en diciembre de 1958 mediante una audaz y victoriosa batalla y posteriormente lideró en ella la construcción de importantes industrias.

Con orgullo Santa Clara se define hoy pues como la Villa de Marta Abreu y la Ciudad del Che.

Este 15 de julio arribamos al aniversario 330 de la llegada de 18 familias remedianas a estos lares, donde se dice que oficiaron la primera misa al pie de un frondoso tamarindo, antecesor del que hoy existe en el bello Parque del Carmen, sitio fundacional de la villa y Monumento Nacional.

En su devenir histórico y por su desarrollo económico, Santa Clara se fue convirtiendo en una de las principales ciudades cubanas gracias al desempeño de su pueblo y al talento de varios de sus mejores hijos.

El rostro de la urbe se fue nutriendo y conformando a partir de importantes instituciones y plazas públicas como el parque Leoncio Vidal y su entorno urbano, los edificios monumentales de La Audiencia y de la actual biblioteca Martí, el teatro La Caridad, la Universidad Central y otros.

Prestigian y dan cuerpo a la intensa y rigurosa vida cultural de la ciudad una red de instituciones que acogen todas las manifestaciones del arte, la literatura y la cultura popular tradicional y ofrecen a su pueblo y foráneos una programación de muy alto rigor.

Teatros, galerías, la Casa de Cultura, la de la Ciudad y la de la UNEAC, Museos, El Centro Mejunje, el Palacio de la Danza, emisoras y el telecentro conforman un sistema de instituciones donde la espiritualidad y el arte santaclareño tienen su asiento permanente.

Lo mismo ocurre con un sistema de eventos caracterizados y sistemáticos que la afincan como una de las mejores plazas culturales de Cuba. Así tenemos año tras año las Ferias del Libro, la Fiesta de la Daza, Semana de Cultura, Jornada de Conciertos, Encuentro de Trovadores Longina, Festival de Música A tempo con Caturla, Para bailar en Casa del Trompo con lo más reciente del arte danzario, Salones diversos de artes plásticas, Evento de Teatro del Mejunje, los Carnavales Populares y los festejos por la Fundación de la Ciudad,  todo lo que convierte a Santa Clara es un permanente retablo cultural.

Así mismo la ciudad  mejora y enriquece su rostro con la construcción o recuperación de un grupo de instalaciones que ofrecen hoy un mejor servicio al pueblo desde su singularidad como son los casos del Palacio de Pioneros, el bello Círculo Juvenil Somos Jóvenes, la Disco Isla, La Bodeguita del Medio, el Hotel Central, el renovado Boulevard, el Centro Recreativo Los Pinos, el Cabaret Cubanacán y la heladería Coppelia por solo citar las más emblemáticas.

Así llega Santa Clara a su aniversario fundacional, tras recorrer 330 años de crecimiento económico y social gracias al empeño y talento de sus hijos, a su carácter solidario y  a su amor por sus mejores tradiciones, las que la hacen una ciudad con una espiritualidad que acoge y enamora a visitantes y lugareños y que tiene en lo diverso de la cultura uno de sus mejores y más reconocidos rostros para todos los cubanos.


Luis Evidio Martínez Díaz

Periodista Graduado en la UH como Licenciado en Periodismo 1991, prefiere el debate y el análisis de los acontecimientos que le circundan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.