jueves, 11 julio 2024

El principal reto de la Educación Superior está en vencer las disparidades de acceso

Los datos de la Unesco evidencian grandes diferencias en las tasas de escolarización entre los más ricos y los más pobres, y en América Latina, la brecha es de hasta el 80 %

El Foro de Ministros y Autoridades de la Educación Superior, convocado como parte del XIV Congreso Internacional Universidad 2024, es el espacio para complementar experiencias de varios países sobre cómo trabajar por una educación inclusiva, pertinente y que dé respuesta a los problemas sociales, expresó ayer Walter Baluja García, ministro de Educación Superior, al dar la bienvenida al encuentro.

Stefania Giannini, subdirectora general de Educación de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) expresó, en una intervención vía telemática, que la Educación Superior enfrenta como primer y mayor desafío las disparidades de acceso.

Los datos de la Unesco evidencian grandes diferencias en las tasas de escolarización entre los más ricos y los más pobres, y en América Latina, la brecha es de hasta el 80 %, dijo.

Añadió que los avances tecnológicos, como la inteligencia artificial, están transformando la Educación Superior, a la par que generan nuevos retos para las transmisiones, evaluaciones y docencias.

Naima Trujillo Barreto, ministra de Educación, señaló que durante el foro se reconoció la necesidad de una ciudadanía más global, pero no globo-colonizada, sino de relaciones con las juventudes sobre la necesidad de competencias para un nuevo mundo, pero sin perder la perspectiva de trabajar por el desarrollo de sus países y sin dejar atrás la esencia de los mismos.

CUBA EN LA EDUCACIÓN SUPERIOR VENEZOLANA

Sandra Oblitas Ruzza, ministra del Poder Popular para la Educación Universitaria en Venezuela, comentó a Granma que acuden a este Congreso Internacional Universidad 2024 por ser un evento que se ha consolidado como el escenario para saber, compartir e intercambiar experiencias con autoridades de la Educación Superior en el mundo.

Añadió que su país celebra, por estos días, 25 años de Revolución, que reafirma la vocación de solidaridad entre ambos pueblos y Gobiernos.

Se refirió a los inicios de la colaboración bilateral con el Convenio Cuba-Venezuela, que propició la formación de profesionales en medicina integral comunitaria, para luego fundar una Universidad de Ciencias Médicas propia en Venezuela, gracias al criterio compartido entre las dos naciones sobre la formación para la solidaridad y la humanidad.

Oblitas Ruzza destacó, como un gran logro, el nuevo modelo de ingreso a las universidades venezolanas, que ha permitido que el 98 % de los estudiantes que egresaron del bachillerato en 2023, tuvieran oportunidades de acceso a las casas de altos estudios bolivarianas.

«La Educación Superior debe ser un espacio libre de medidas coercitivas unilaterales que restrinjan el desarrollo profesional de los estudiantes», afirmó.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *