lunes, 27 mayo 2024

Alejandro Gil: Economía cubana estima una contracción en 2023, según proyecciones

Al presentar el informe de la economía, el diputado Alejandro Gil Fernández señaló que durante 2023 se mantuvo el recrudecido bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por el Gobierno de Estados Unidos contra el pueblo cubano y se confirmó que esa política es, sin dudas, el obstáculo principal para que el país avance más rápidamente en la recuperación de la economía.

Al exponer ante los diputados el informe de la economía, el también vice primer ministro afirmó que no será posible alcanzar el crecimiento económico proyectado del 3% del PIB para este año a precios constantes.

“Teniendo en cuenta los impactos en la economía por las limitaciones en la disponibilidad de divisas y los combustibles, no resulta posible alcanzar el crecimiento económico proyectado del 3 % del PIB a precios constantes, estimándose, por el comportamiento mostrado en los últimos trimestres, que puede existir una contracción de entre un 1 y un 2 % al cierre del año”.

Comportamiento de la economía en 2023

Las exportaciones totales se estiman en 9 070 millones de dólares, inferior en 770 millones a lo planificado. Con respecto al 2019, la brecha negativa supera los 3 000 millones de dólares, aunque se aprecia recuperación en algunos rubros exportables como el tabaco y los productos de la pesca, dijo el Ministro de Economía y Planificación en el plenario de la Asamblea Nacional.

La industria del níquel afronta reducciones de precios en el mercado internacional, mientras que el azúcar se ha reducido considerablemente.

En el turismo ha habido una gradual recuperación en los últimos 12 meses, con un crecimiento de más de 400 millones de dólares en sus ingresos por exportaciones y un estimado de 2 450 000 visitantes al cierre del año, para un crecimiento de 50% respecto al 2022, aunque la cifra es el 64% de lo alcanzado en el 2019 (excluidos los resultados del sector de cruceros) y está por debajo de la meta proyectada en el plan.

Las producciones nacionales, tanto para el consumo interno como para la exportación, fueron afectadas por la falta de insumos y de combustible, lo que repercutió principalmente en las empresas estatales, que aportan la mayor riqueza y son decisivas para el crecimiento y desarrollo nacionales.

En la producción de alimentos no se ha logrado alcanzar los niveles planificados. En renglones como las viandas, maíz, carne de cerdo, leche y huevos ha habido una disminución con respecto a 2022.

También la actividad social ha sido afectada por la falta de divisas y la migración de trabajadores, entre otros factores, en sectores de prioridad como la salud y la educación.

“El país hace esfuerzos para priorizar, con los recursos financieros disponibles, la entrega de los productos de la canasta familiar normada, cuyo costo supera los 1 600 millones de dólares anuales; la generación de electricidad, los combustibles, los productos de aseo y otros recursos vitales. Sin embargo, no ha sido posible abarcar todas las necesidades básicas y hubo afectaciones que influyen en la vida de la población”, apuntó el también vice primer ministro.

Explicó que, para adquirir los productos principales de la canasta familiar normada. Cuba enfrentó, además, una tendencia al incremento en los precios de importación de los alimentos.

En la energía eléctrica, se estima que el nivel de generación del sistema eléctrico nacional alcance 19 500 GWh, 1 850 GWh por encima del año anterior.

“En correspondencia con ello, y como resultado de la estrategia implementada, las afectaciones por déficit de generación disminuyeron un 32% respecto al 2022”, precisó el ministro de Economía y Planificación.

Según el ministro, durante 2023 la inflación continuó experimentando una acelerada dinámica, aunque inferior a la de los dos años anteriores. A partir del segundo trimestre de 2023 se observa una desaceleración en la dinámica de crecimiento de los precios.

Informó a los diputados que hasta el mes de noviembre, la inflación acumulada es del 27.03% y se estima concluir el año con un 30% con diferentes comportamientos por mercados (6.3% en el segmento estatal, 62% en el no estatal y 72% en el agropecuario).

En 2021, la inflación general fue de 77.3% y, por segmentos, de 178.6 en el estatal, 84.2 en el no estatal y 153.5 en el agropecuario. En 2022, las cifras fueron de 39.1% (general), 6.8% (estatal), 66.8% (no estatal) y 95.6% (agropecuario).

Gil Fernández explicó que en el alto nivel de inflación inciden el incremento de los precios internacionales; la emisión de dinero por el Estado para financiar el déficit del presupuesto; la contracción de las ofertas, principalmente del sector estatal; el déficit de fuerza de trabajo agrícola, su alto costo y bajos rendimientos.

También, “la especulación y la aplicación de elevados precios, muy por encima de los costos y con altas cuotas de ganancia, principalmente en el sector no estatal, que, además, accede al mercado informal de divisas utilizando ese tipo de cambio como referente para la formación de precios”.

Agregó que a ello se adicionan la no efectividad de las medidas adoptadas para el control de los precios y reiterados incumplimientos de lo establecido.

“Para enfrentar el complejo escenario económico, continúa ampliándose y diversificándose el sistema empresarial del país, aunque las limitaciones de recursos no permiten desplegar todas las potencialidades”, sostuvo.

Del sistema empresarial cubano

Según el informe presentado por el ministro de Economía y Planificación, actualmente el sistema empresarial está constituido por 17 427 entidades (2 531 estatales, 9 652 mipymes privadas, 5 138 cooperativas y 106 empresas mixtas).

Esas entidades emplean a 2 300 000 personas. A la par, hay 596 000 trabajadores por cuenta propia.

Dentro de las empresas estatales, 184 son empresas filiales y 168 son mipymes. Se dedican mayoritariamente a la producción de alimentos, manufactura, programación informática, servicios profesionales, actividades de la construcción; reparación y mantenimiento de maquinarias, equipos y medios de transporte; comercio exterior y producción de semillas.

El sector empresarial estatal emplea a 1 336 000 trabajadores y aporta el 92% de las ventas netas del país y el 75% de las exportaciones, con lo que se ratifica como el actor principal de la economía cubana.

Gil Fernández explicó que, como parte del proceso de fortalecimiento de los municipios, 45 entidades fueron trasladadas a la subordinación local, convirtiéndose en empresas municipales agroindustriales, un importante paso en la creación y fortalecimiento de los sistemas productivos locales.

Asimismo, existen tres parques científico-tecnológicos (Habana, Matanzas y Villa Clara) y ocho sociedades de interfaz de ciencia y tecnología en la Cujae, la UCI y en las universidades de Las Villas, Oriente, Holguín, Camagüey, Cienfuegos y Mayabeque.

El ministro informó que, a pesar de las restricciones de recursos, durante 2023 se observa una recuperación gradual en los principales indicadores de gestión del sistema empresarial estatal. Crecen las ventas netas (+ 8%) y las utilidades (+ 25%) antes de impuesto; mejora la rentabilidad sobre ventas netas, obteniéndose como promedio 16 centavos (14 centavos en 2022) y disminuyen en 139 las empresas con pérdidas en 139, mientras que 338 permanecen con pérdidas.

En el 36% de esas entidades con pérdidas, la causa fundamental está asociada a la utilización de precios y tarifas centralizadas, “situación que se concentra en las actividades avícolas, de la industria alimentaria (producción de harina de trigo y aceites) y el comercio mayorista y minorista de alimentos con destino a la canasta familiar normada”, precisó.

Entre las mipymes privadas, 685 reportan pérdidas en su gestión. Gil Fernández dijo que para analizar las causas de ese resultado fueron creados grupos temporales a nivel territorial, cuyo trabajo concluirá al cierre del mes de diciembre.

“Aunque existen buenos ejemplos, un aspecto pendiente de resolver es el necesario encadenamiento efectivo entre el sector estatal y el no estatal”, subrayó el vice primer ministro cubano, y señaló que persiste “la tendencia a la importación de bienes finales y no de insumos para producir en nuestra industria, lo que permitiría mayor generación de empleos, un uso más eficiente de las divisas y el incremento de las ofertas”.

Los programas sociales son una prioridad

Resaltó que, en medio de las complejidades de la economía, una de las prioridades sigue siendo la atención a familias en situación de vulnerabilidad, con la entrega de recursos como colchones, muebles, ropa, calzado y enseres de cocina,que beneficiaron a 66 626 familias durante el año que concluye.

Gil Fernández informó que fueron entregados equipos electrodomésticos a personas con enfermedades crónicas para mantener la vitalidad en el domicilio.

Se beneficiaron 317 555 beneficiarios de la asistencia social y 29 771 pensionados de la seguridad social con la ayuda económica temporal aprobada para asumir el costo de la canasta familiar normada, el arroz adicional por consumidor y los productos de aseo que se entregan de forma controlada mediante la libreta de abastecimiento. Además, se mantuvo la entrega, de manera selectiva, de donativos de módulos de alimentos.

“Aunque se han realizado acciones, el incremento sostenido de los precios continúa afectando la capacidad de compra de los salarios y pensiones, insuficientes para garantizar la adquisición de productos y servicios básicos”, reconoció el ministro.

A continuación, expuso varias acciones ejecutadas a lo largo del año en cumplimiento de la Política de la Niñez, Adolescencia y Juventudes:

1. Incorporación de más de 230 jóvenes talentos en proyectos que ejecutan las estructuras dinamizadoras de la innovación (parques científicos y tecnológicos, empresas de alta tecnología y empresas de interfaz).

2. Incremento de mil nuevas capacidades en círculos infantiles para madres jóvenes trabajadoras o estudiantes.

3. Incremento de casitas infantiles. Se dispone de 156, con 5 000 capacidades.

4. Funcionan en el país 26 centros que brindan consulta infanto-juvenil.

5. Creados 63 grupos de apoyo nutricional en la atención primaria.

6. Se prioriza el ingreso de grupos vulnerables a las universidades.

7. Se implementa el programa de formación y superación para jóvenes, que favoreció la incorporación de 12 000 jóvenes al estudio.

No estamos cruzados de brazos

“No estamos cruzados de brazos en materia social, depende de las disponibilidades que tenemos”, afirmó, antes de pasar a enumerar algunas inversiones que agregan capacidades productivas, puestas en explotación este año aun en medio de las complejidades del escenario económico:

a. Cuatro secaderos de arroz con capacidad para 38 000 toneladas anuales y montaje de 30 máquinas de riego para 1 260 hectáreas.

b. 129 hectáreas de estanques de acuicultura y 60 hectáreas de tanques para la producción en la empresa del camarón, con aportes al consumo interno y la exportación.

c. Línea de formulación y llenado de bulbos con capacidad de 10 millones de bulbos anuales y la rehabilitación de la planta de parenterales, recuperando una capacidad de 30 millones de bulbos al año.

d. Líneas de producción de inyectables, con capacidad de producción de 15 millones de bulbos al año y la de ingredientes farmacéuticos activos (IFA).

6. 111 equipos reparados como parte del programa ferroviario.

f. 350 km de redes y 85 km de conductoras para el saneamiento, lo cual beneficia a 885 000 personas. Además, se instalan 571 bombas de agua con energía fotovoltaica, mejorando el servicio en alrededor de 890 000 habitantes.

g. 53 000 metros contadores de agua.

h. 35 km en el programa de redes de gas manufacturado.

i. 99 motores de fueloil y 58 de diésel instalados, que generan 238 MW.

j. Tres parques fotovoltaicos, con una capacidad de generación de 875 KW.

k. Entró en funciones en la bahía de La Habana el dique flotante. Está previsto que genere fuentes de ingresos externos y ahorro en divisas a partir del 2024.

I. 5 700 millones de litros al año de biofertilizantes de capacidad en la planta de productos industriales y bioplaguicidas, en La Habana.

m. Acciones en los barrios, que han permitido avanzar en la urbanización, infraestructura y mejora de la calidad de vida de la población.

Paralelamente –continuó el ministro–,  comienzan operaciones comerciales varios negocios con capital extranjero, entre ellos de producción de confituras, cervezas, lácteos, detergentes, aseo y productos de limpieza.

En este punto, Gil Fernández reiteró la necesidad de aprovechar las capacidades y potencialidades de la industria e ir transitando a una mayor producción de insumos y materias primas en el país.

Al informar que, como resultado de las limitaciones en la disponibilidad de divisas y los combustibles no será posible el crecimiento económico proyectado del 3% y que es posible una contracción de entre un 1 y un 2% al cierre del año, precisó que los datos oficiales del comportamiento del PIB, estarán una vez que concluya el año y la Oficina Nacional de Estadística e Información (ONEI) disponga de los niveles de actividad reales alcanzados.

Objetivos y metas de la economía para 2024: Crecimiento del PIB en el entorno del 2 %

Asamblea 08 1

Foto: Abel Padrón Padilla/ Cubadebate

Para el año 2024, con los niveles de actividad proyectados en el plan, se planifica un crecimiento del PIB a precios constantes, en el entorno del 2 %.

“A partir del esfuerzo propio que tenemos que hacer, mirando hacia adentro y desarrollándonos como fruto de nuestro trabajo, se proyectan para 2024 crecimientos en niveles de actividad que son decisivos para el país”, afirmó el Alejandro Gil Fernández al presentar a los diputados los objetivos y metas de la economía para el próximo año.

Según las proyecciones, las exportaciones totales ascienden a 9 700 millones de dólares, un incremento de 630 millones de dólares sobre el estimado del 2023, aunque todavía inferior a lo alcanzado en 2019, con base fundamentalmente en la exportación de servicios médicos y turísticos, telecomunicaciones y exportación de azúcar.

Las exportaciones de bienes, con 2 385 millones de dólares, tienen un incremento de 230 millones de dólares respecto al 2023. Los principales crecimientos se concentran en tabaco torcido (75 millones), níquel y cobalto (49 millones), azúcar crudo (nueve millones) y ron (seis millones).

Entretanto, las exportaciones de servicios ascienden a 7 310 millones de dólares, 400 millones de dólares más que en 2023. Los mayores aumentos están planificados en los servicios turísticos (163 millones), médicos (78 millones) y aeroportuarios (54 millones).

El ministro de Economía y Planificación adelantó que en el turismo se prevé recibir a 3 100 000 visitantes, para un crecimiento de 27% con respecto al estimado de 2023. La cifra, sin embargo, es el 73% de lo alcanzado en el 2019, en el periodo previo a la pandemia de covid-19.

Los ingresos por turistas días se planifican en 8 922 pesos, superior en 29% al estimado de 2023 (6 906 pesos).

Gil Fernández apuntó que, a partir de la prioridad de asegurar los ingresos en divisas, la dirección principal de trabajo debe enfocarse en el cumplimiento de la producción de los bienes y servicios exportables. Para ello, como parte del plan de la economía, se implementarán las siguientes medidas:

1. Reordenar el sistema financiero en el que operan los actores económicos, garantizando niveles de autofinanciamiento y gestión de las divisas a los que la generan.

2. Incorporar gradualmente a actores económicos estatales exportadores a vender parte de sus divisas al tipo de cambio del mercado cambiario, como incentivo a la exportación.

3. Potenciar el comercio electrónico con pagos desde el exterior, garantizando un esquema que asegure a los productores el acceso a las divisas necesarias para reaprovisionarse y producir de manera sostenible.

4. Incentivar la compensación de importaciones con exportaciones. Se resalta que el proceso de compensación se basa en la posibilidad de importar insumos y productos esenciales para la economía a cambio de ofrecer determinados productos y/o servicios en el exterior.

Este mecanismo tiene ventajas importantes, entre las cuales destacan importar bienes sin necesidad de disponer en el corto plazo de divisas para su pago; colocar bienes y servicios en el mercado externo, que representan en la práctica una exportación que puede ser sostenible en el tiempo, y el acceso directo del exportador a los insumos necesarios para asegurar las exportaciones y otras producciones internas.

“Una de las prioridades principales es la producción nacional de alimentos, cuyo incremento es imprescindible para aumentar la oferta a la población”, recalcó el ministro.

“No es posible una mayor presencia de alimentos en los mercados del país en base a más importaciones”, añadió y dijo que, para ilustrar esa realidad basta comparar los precios de los productos que se deberán importar para 2024 con los precios que tenían en 2019.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *