lunes, 2 agosto 2021

Viengsay Valdés, directora general del BNC y Premio del GTH Alicia Alonso 2019

En una jornada plagada de noticias se abrieron las puertas al 2020 en el que se conmemorara el Centenario de nuestra insigne artista Alicia Alonso, y se dieron a conocer las inclusiones en el Libro de Honor de la institución de Prado y San Rafael donde reinó, como colofón, el ballet Cascanueces

Con muchas, y buenas noticias, se abrieron anchas las puertas del Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso el primer día del año 2020, para celebrar nuevamente, el aniversario 61 del advenimiento de la Revolución Cubana, desde la histórica escena, donde como antesala, minutos antes de comenzar la función, el ministro de Cultura, Alpidio Alonso felicitó a la compañía. Y expresó, que aunque ya se había dado a conocer oficialmente ese dia la noticia de que Viengsay Valdes había sido nombrada directora general del BNC, quiso tener un intercambio con este extraordinario colectivo artístico, el más importante de la cultura cubana y el mejor embajador  de nuestra Isla.

«Tiene una gran significación para nosotros, y lo hacemos el Primero de Enero, una fecha de vital importancia para nuestro país porque celebramos el triunfo de la Revolución, y, además, hoy se abre el año del Centenario de Alicia Alonso, una de las más grandes artistas cubanas». 

Ahora Viengsay, quien ha venido desempeñándose como subdirectora artística del BNC, con un prestigio inmenso en el mundo del ballet, es la figura que le ha correspondido asumir la responsabilidad de dirigir la compañía. «Creación extraordinaria de Alicia y dar continuidad al legado. El Ministerio de Cultura, y el Gobierno continuarán su apoyo al BNC que debe seguir siendo lo que ha sido: un orgullo de nuestro país y de la cultura cubana, y pondremos todo el empeño para que continúe siendo así».

A continuación, en la sala García Lorca, se dieron a conocer las inscripciones en el Libro de Honor de la institución, y seguidamente, el Premio del GTH Alicia Alonso, cuyo jurado estuvo presidido por Leonardo Andrés Tur e integrado por Roberto Ferguson, Miguel Cabrera, Miguel Iglesias y José Luis Estrada.

Excepcionalmente se otorgó con carácter posmorten a las figuras capitales de la danza cubana y pilares fundamentales de la Escuela Cubana de Ballet: Fernando Alonso y Alberto Alonso. Seguidamente se hizo entrega del Premio del GTH Alicia Alonso 2019 a la primera bailarina y directora general del BNC, Viengsay Valdés.

El poeta, escritor y etnólogo, presidente de honor de la UNEAC, al hacer la salutación expresó que Viengsay es una de las joyas mas tangibles por su talento artístico, con su técnica, disciplina y entrega logró el milagro de darle continuidad a una conquista donde todos son uno. La bailarina, visiblemente emocionada, dijo que era «un día histórico en mi vida: he recibido este reconocimiento del GTH que lleva el nombre de Alicia Alonso. Es un privilegio y, además, una gran responsabilidad continuar el legado y la trayectoria de más de 70 años de esta compañía. Me esforzaré por ser cada día mejor y mantener al BNC en el lugar donde siempre ha estado».

LA GALA

Alicia, no hay duda alguna, marcó la danza del novecento, y, por supuesto todas sus coreografías al tocarlas también con todo lo que supo infundir de sabiduría técnica, matices estilísticos, carácter, humor, sumándole el rico caudal de experiencia y sus dotes naturales… La de Cascanueces, -ballet que ocupó la escena este primer dia del 2020- versión en dos actos sobre la original de Lev Ivánov, no es una excepción.

La función del clásico acercó buenas energías emanadas de la agrupación danzaria. Haciendo el recuento, y empezando por el final, se destacó un nombre: el de Grettel Morejón ataviada como el Hada Garapiñada quien se desempeñó con todo su arsenal, y esa forma de bailar donde técnica, y pasión se hacen arte del movimiento…

A su lado brilló el joven primer bailarín Rafael Quenedit. Con su presencia, y una técnica en ascenso sorteó las visibles dificultades del Caballero en sus solos, y acaparó junto a Grettel, las más fuertes ovaciones de la noche, con un aplauso al unísono que retumbó en la centenaria institución habanera.

Entre lo bueno acercado a las tablas esa jornada fue también la fresca pareja de los jóvenes Katherine Ochoa (Clara) ¡giros interminables, extensiones!, y Alejandro Olivera (El Cascanueces) respectivamente, quienes demostraron sus dotes y bailaron con ímpetu/fuerza para demostrar con sus ejecuciones, como va creciendo la descendencia del BNC en los bailarines que van llegando recientemente. Asi como Daniela Gómez (como la serpiente de la danza árabe) a la que imprime una fuerza dramática/danzaría de altos quilates que magnetiza.

En esa primera tarde del 2020 brilló también el Drosselmeyer, de ese artista que es Ernesto Díaz, quien cada vez con más fuerza se interna en los papeles demi carácter; y en este, particularmente, donde se observa muy profesional, en un personaje estudiado hasta en los más mínimos detalles. Hubo mucho más, el espacio se acaba, pero las funciones siguen para continuar comentando.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.