miércoles, 29 mayo 2024

Falleció Ramona de Saá, una de las grandes maestras de la danza en Cuba

Ramona de Saá, una de las fundadoras del Ballet Nacional de Cuba y una de las figuras más notables de la pedagogía de la danza en el mundo contemporáneo, falleció en la madrugada de este miércoles.

En una publicación en Facebook, el Centro Nacional de Escuelas de Arte de Cuba (CNEArt) destacó que De Saá, reconocida internacionalmente, ha sido “una de las más prominentes y multifacéticas figuras del arte de la danza en Cuba y su obra fundamenta sólidamente al movimiento creativo y pedagógico de ese arte”.

La gran maître de ballet fue discípula de Alicia Alonso y por mucho tiempo directora de la Escuela Nacional de Ballet Fernando Alonso, profesora adjunta del Instituto Superior de Arte (ISA) y metodóloga del Centro Nacional de Escuelas de Arte (CNEArt).

Junto a su hermana Margarita de Saá y las conocidas como cuatro joyas del ballet cubano (Mirta Pla, Josefina Méndez, Loipa Araujo y Aurora  Bosch), integró el grupo de bailarinas que acompañaron a los Alonso en la refundación del Ballet Nacional de Cuba luego del triunfo de la Revolución y, cuando varias lesiones le obligaron a dejar su carrera, se consagró a la enseñanza.

“El legado de la Maestra Ramona de Saá va más allá de lo artístico. Es y será siempre un ejemplo de entrega, de fortaleza moral y ética, de sencillez y altruismo”, señala la publicación del CNEArt.

Merecedora en 2000 del título de doctora honoris causa en Arte y del Premio Nacional de Enseñanza Artística en 2002, preparó a generaciones de grandes bailarines en sus 45 años de vínculo con la enseñanza del ballet en Cuba y con la Escuela Cubana de Ballet.

Según la nota del CNEArt, por decisión de la familia, los restos de Ramona de Saá Bello serán cremados. Próximamente, se compartirán detalles específicos sobre el homenaje póstumo en honor a su vida y legado.

“La experiencia en el aula la he mantenido siempre, asuma la responsabilidad que asuma, porque noto que cada vez que imparto una clase aprendo. En cada una trato de pedirle algo nuevo a mis estudiantes e intento trabajar con sus individualidades para que cada uno ponga de manifiesto las características que forman parte su carácter en el baile”.

ramona saa homenaje acosta 2017

Ramona de Saá durante un homenaje de Carlos Acosta y Acosta Danza en 2017. Foto: Tomada de cuba.cu.

Ramona de Saá Bello

 

 

Ramona de Saá Nació en La Habana-Cuba, el 23 de julio de 1939. Forjadora del actual sistema de enseñanza de la danza en Cuba. Discípula de Alicia Alonso, hizo sus estudios en la Academia Alicia Alonso.

Bailarina fundadora del Ballet Nacional de Cuba, se convirtió en una de sus principales figuras jóvenes junto a Loipa Araujo, Mirta Plá, Josefina Méndez, Aurora Bosch y Margarita de Saa y alcanzó la categoría de solista.

Fundó, bajo la dirección de Fernando Alonso, la Escuela de Ballet de la Escuela Nacional de Arte, asumiendo la dirección de esa institución, donde habrían de formarse las nuevas promociones de bailarines cubanos. Fue promotora y fundadora de la Carrera de Arte Danzario del Instituto Superior de Arte.

Dirigió la labor de la elaboración de los primeros planes y programas de estudio del perfil de ballet y fue su primera profesora de Metodología de la Enseñanza del Ballet.

Al crearse el Ministerio de Cultura, fue promovida a Metodóloga Nacional de la Dirección de Enseñanza Artística (actual Centro Nacional de Escuelas de Arte, CNEART).

En medio de su intensa labor como pedagoga y conferenciante a nivel nacional e internacional, nunca dejó de impartir clases en la Escuela Nacional de Ballet. Ha desarrollado su actividad en países como Angola, Argentina, Bulgaria, Bolivia, Brasil, Ecuador, Italia, México, Nicaragua, Perú, la antigua URSS, España y Venezuela.

Miembro de la Comisión de Carrera de Arte Danzario y del Consejo Científico de esta alta casa de estudios. Su cabal comprensión de las ideas de Alicia y Fernando Alonso y su capacidad para llevar a la práctica estos principios constituyó lo más notable de su labor. En cierta ocasión, dijo sentirse muy responsable con la labor de trasmitir el inmenso legado que dejaron los grandes maestros.

Por su amplia labor pedagógica, recibió multitud reconocimientos: las distinciones Raúl Gómez García (del Sindicato de Trabajadores de la Cultura), por la Educación Cubana, por la Cultura Nacional; las medallas Jesús Menéndez, José Tey y Alejo Carpentier (2001); los diplomas de Fundadora de la Escuela Nacional de Arte y al Mérito Pedagógico por el Ministerio de Cultura; los premios Nacional de Danza (2006) y Nacional de Enseñanza Artística (2002), y la Orden Félix Varela.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *