jueves, 2 diciembre 2021

Eutimio Falla Bonet: Filántropo y benefactor santaclareño

Eutimio Falla Bonet fue un personaje destacado en la historia santaclareña que se dedicó a la beneficencia y dejó un legado de obras sociales, muchas de las cuales aun perduran.

Eutimio Falla Bonet fue un personaje destacado en la historia santaclareña que se dedicó a la beneficencia y dejó un legado de obras sociales, muchas de las cuales aun perduran.

El 19 de enero de 1959 el alcalde municipal de Santa Clara recibió la donación de 10, 000 pesos para socorrer los damnificados durante la Batalla de Santa Clara.  El donativo lo entregó Eutimio Falla Bonet.

Quizás muchos no conozcan a Falla Bonet. Para otros tal vez pase como un historiador – restaurador más, amante de la arquitectura, o como el multimillonario con carácter filantrópico que hizo historia con su labor altruista por sus obras sociales en Santa Clara.

Descendiente de una familia española que llegó a Cuba en 1873 en busca de horizontes de grandezas económicas, llena de sueños y esperanzas, que al pasar el tiempo logra conquistar y hacer realidad.

Este multimillonario villareño, miembro de una de las familias más ricas de Cuba en la primera mitad del siglo XX, se dedicó a la filantropía y costeó y remodeló varios monumentos y templos especialmente en Villa Clara.

Eutimio rechazó el otorgamiento de un título nobiliario de Marqués solicitado al Rey de España por las organizaciones españolas de la  Isla, para adentrarse en el estudio y seguimiento de su árbol genealógico de origen cubano por la línea materna.

Esta sed de investigación genealógica lo llevó a visitar la gran mayoría de los pueblos villareños, hasta llegar a Santa Clara donde descubrío su vinculación a las familias remedianas que un día lejano del siglo XVI emigraron y fundaron la ciudad.

Se trasladó a la ciudad de Remedios donde comenzó a dar muestras de su amor por esa tierra, investigando la historia de la villa desde sus mismos comienzos, las familias prominentes que la poblaron y sus descendientes; así como de la arquitectura de sus viviendas y sus templos religiosos. Demostró con su labor que de nada vale poseer riquezas, si no se comparten.

Desde muy joven comienzó su labor filantrópica, practicó la caridad pública expresada no solo en su obra social sino en su actitud diaria para con el desvalido, el necesitado. Daba auxilio económico, socorriendo no solo al amigo sino además al desconocido, muchos de los cuales nunca supieron quién era su benefactor.

Entre sus principales obras restauradas está la Iglesia Nuestra Señora del Carmen, de la ciudad de Santa Clara; la Iglesia Parroquial Mayor San Juan Bautista de la ciudad de Remedios y otras que aun hoy perduran.


Eleonora María Flores Pedraza

Periodista Licenciada en Historia y Ciencias Sociales 1984, muestra interés por el periodismo y los problemas de la sociedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *