lunes, 27 septiembre 2021

Del bloqueo y sus demonios «especiales»

El bloqueo impuesto por Estados Unidos afecta la enseñanza especial en Cuba. Un ejemplo de ello son las limitaciones  que viven a diario los estudiantes y profesores de la escuela especial Fructuoso Rodríguez.

El bloqueo impuesto por Estados Unidos afecta la enseñanza especial en Cuba. Un ejemplo de ello son las limitaciones  que viven a diario los estudiantes y profesores de la escuela especial Fructuoso Rodríguez.

Como quien desafía sus propias barreras y demuestra al mundo que nada es imposible, Abelito le lee a sus compañeros de aula el cuento de Juanito y su perrito. Esta es una lectura que a él le agrada, pues narra la tragedia de un animalito en medio de un huracán. Así, en una mañana lluviosa conocí a este niño invidente que cursa el quinto grado en la escuela especial Fructuoso Rodríguez, de Santa Clara.

La historia de Abelito es la de miles de cubanos nacidos con el bloqueo económico norteamericano. Con solo 10 años sabe de memoria el costo que ha tenido esta injusta política.

Sus manos son las ventanas al mundo, a través de ellas, de su máquina Braille y con la  ayuda de su maestra Marisel aprende de las ciencias, las letras y hasta de las leyes del tránsito. Sin embargo, no son pocas las ocasiones en que su aprendizaje ha tenido sus baches y retrasos como consecuencia de la rotura de su máquina.

«Cuando se le rompe la máquina Abelito pasa mucho trabajo, pues como no tenemos piezas para arreglársela él tiene que remitirse al uso de la regleta y el punzón, lo que le hace más difícil y lento el aprendizaje», aclara la maestra Marisel Carpio. Tenemos en el centro medios de enseñanza para niños ciegos, pero no podemos usarlos porque están rotos y en Cuba esas piezas son muy difícil de adquirir», acota  la maestra.    

Pero la historia de Abelito se multiplica en la de niñas como Cintia, Amanda y Belinda, quienes están obligadas usar prótesis auditivas e implantes cocleares. El deterioro de estos dispositivos y los entuertos para su reparación en el país laceran a diario sus vidas, marcadas por una política ajena a los sentimientos de un infante.

Surgen así los mayores desafíos para los maestros de este centro educativo quienes ingenian los más exóticos medios de enseñanza en función de garantizar el proceso docente educativo.

Tenemos que inventar mucho, diseñamos medios de enseñanza con hilos, espaguetis, fideos, confeccionamos libros de lectura para Abelito, todo en función de hacerle a estos niños el aprendizaje más ameno y prepararlos para la vida, que es el fin de nuestra educación.

El bloqueo económico persiste aún cuando la mayoría de la comunidad internacional reconoce su carácter genocida e injusto. Sin embargo, esta anacrónica política no ha podido mitigar la voluntad de maestros como Marisel, quienes apuestan por no apagar la sonrisa y los sueños de seres como Abelito, Belinda y Cintia.


Gricelys María Moreno García

Periodista Licenciada en Periodismo desde 2007 por la UCLV, ama la televisión y disfruta llevar a la pantalla el acontecer de su tierra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.