domingo, 5 diciembre 2021

Actividad científica en centro del Escambray villaclareño

La Estación Agroforestal Jibacoa provee la base científico-técnica para el desarrollo cafetalero, forestal y otras producciones especialmente en la montaña.

La Estación Agroforestal Jibacoa provee la base científico-técnica para el desarrollo cafetalero, forestal y otras producciones especialmente en la montaña.

Llegar hasta la Estación Experimental Agroforestal Jibacoa, ubicada en el Escambray villaclareño, resulta oportuno para constatar el influjo del centro científico en la trasformación del cultivo del café en apoyo al Programa de desarrollo cafetalero no solo en el Macizo Guamuhaya, sino en todas las provincias cafetaleras del país.

Como resultado de la actividad científica de la Estación villaclareña, se ha fortalecido la producción certificada de café con el establecimiento de bancos en 8 provincias y 14 municipios. Entre otras derivaciones se encuentran la transferencia de la tecnología del injerto hipocotiledonal, la capacitación a casi 3000 personas de la cadena productiva del café y la producción de posturas de café en varios tipos de envases tubetes, sustratos inertes y fertilizantes de lenta liberación.

Constituye empeño actual la creación de un banco de especies diploides, únicas en la institución, con mejor sistema radical y mayor rusticidad, en sustitución del patrón robusta para injertar variedades altamente productivas, según declaraciones del doctor Ciro Sánchez Esmory, director de la entidad científica.

El directivo incluyó como otras proyecciones para el año, continuar el trabajo con la generalización de híbridos de café y nuevas variedades en coordinación con la Estación del III Frente, en Santiago de Cuba, y el Instituto de Biotecnología de las Plantas de Villa Clara y con los proyectos internacionales con énfasis en el desarrollo del Programa café-escuela dirigido al fortalecimiento de las estructuras escuelas y de la producción en los Centros de injertación de cafetos en Cuba.

Por otra parte, el centro se inserta en la tecnología de otros cultivos a desarrollar en la montaña como el higo, la estevia (planta medicinal), y hongos comestibles. Nosleivy Ortiz Gómez, investigador, refirió que en relación con los hongos, ya se cuenta con 85 frascos de inóculos producidos en laboratorio para la siembra en dos formas productivas que han creado las condiciones para el cultivo.

Asimismo, se fomenta el banco de patrones de patrones para el injerto de rosas y la propagación de otras variedades de flores.

Mientras, en la entidad de la ciencia en la montaña se reanima la imagen en saludo al 50 aniversario de la aprobación del Centro de Investigaciones y Capacitación Forestal, devenido en Instituto de Investigaciones Agroforestales (2011) de cuyo sistema forma parte la Estación de Jibacoa, una de sus nueve Unidades Científico- Técnicas de Base.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *