jueves, 2 diciembre 2021

Un santaclareño que glorificó a su terruño

José Braulio Alemán Urquía es un santaclareño que enalteció a su pueblo natal. Historia y valentía se unen en esta figura histórica.

José Braulio Alemán Urquía es un santaclareño que enalteció a su pueblo natal. Historia y valentía se unen en esta figura histórica.

José Braulio Alemán Urquía es un santaclareño que enalteció a su pueblo natal. Historia y valentía se unen en esta figura histórica.

Este General de Brigada del Ejército Libertador nace en Santa Clara el 26 de marzo de 1867 quien abandonó su carrera de Derecho para consagrarse al Periodismo y criticar los males de la República Colonial e incorporarse a la contienda de 1895.

En su tierra natal fundó el periódico independiente El Horizonte, en cuyas columnas vertió todo el caudal de conocimientos que poseía y criticó a los gobiernos de entonces. En él publicó Erre con erre, contra la corrupción administrativa, y Veneno, en el cual alertaba contra la degradación que existía y que hacía falta un cambio revolucionario.

En La Protesta, otro de sus órganos publicitarios, criticó especialmente al General Esponda, gobernador de Santa Clara. La Defensa y El porvenir son también publicaciones de carácter separatista.

Se levantó en armas el 5 de septiembre de 1895 en la finca La Vigía, bajo las órdenes del mayor general Manuel Suárez y llegó a ser ayudante del Generalísimo Máximo Gómez, y su condición de General de Brigada fue ganado por su valor y arrojo.

Este santaclareño tiene también el logro de haber ayudado a José Martí a expandir en el centro de Cuba las redes conspirativas de la Revolución. Fue presidente de la Sociedad La Tertulia, de Santa Clara.

El 29 de octubre de 1897 fue elegido secretario de la Guerra en la Asamblea de La Yaya. También en ese año ya era general de brigada. Cuando terminó la guerra fue senador, embajador de Cuba en México, secretario de Instrucción Pública y Bellas Artes.

Alemán Urquía asistió a la Asamblea Constituyente de 1901 como representante de Las Villas, y se pronunció contra la Enmienda Platt impuesta a Cuba durante la intervención norteamericana.

En 1909, como senador de la República, bajo el mandato de José Miguel Gómez, dictó leyes que beneficiaban al campesinado y creó las Granjas-Escuelas Agrícolas.

Muere el 15 de enero de 1930, en Rancho Boyeros, en plena madurez de su talento. Con su desaparición física perdió la Patria a uno de sus más eficientes servidores y Santa Clara a un hijo que glorificó a su terruño.


Eleonora María Flores Pedraza

Periodista Licenciada en Historia y Ciencias Sociales 1984, muestra interés por el periodismo y los problemas de la sociedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *