miércoles, 28 julio 2021

Mala entraña con activista protector de animales

He pasado por la página de Facebook de Javier Larrea donde cientos de comentaristas se solidarizan con él por la pérdida de sus dos perros, que se supone han sido envenenados. El doliente no tiene idea de dónde vino la agresión, agradece los comentarios y a las autoridades que se personaron en su domicilio. Llena de agradecimiento ver tantos comentarios de personas que comparten el dolor con Larrea, y es que quien tiene una mascota querida sabe lo que significa su pérdida.

Pero duele ver que los medios que utilizaron el dolor y las lágrimas de Larrea para acusar «al régimen» de asesinato y prácticas vejatorias, no hayan tenido la más mínima expresión de condolencia, ni en la página consultada en Facebook ni en sus publicaciones insidiosas.

En mi post anterior «Modus operanti y perros envenenados» mencioné algunos de esos supuestos medios independientes 14yMedio, ADNCuba, CiberCuba, Diario de Cuba. RadioTVMartí y Diario de Las Américas, entre otros. Todos con financiamiento reconocido de la NED, USAID y los negociantes de la contrarrevolución.

Lo único que podemos deducir de lo anterior, o sea la falta de sensibilidad y el empleo del dolor de una persona, es la mala entraña de esos medios y en este caso con el activista por los derechos de los animales. Eso es manipulación.

No vengan con la mentira de que quieren una Cuba mejor con odio y falta de sensibilidad. La Cuba mejor se hará aquí, y no en los medios independientes que se portan indecorosos. No faltará la ley para la protección de los animales.


Norelys Morales Aguilera

Periodista Bloguera por excelencia, administradora el blog Islamia, donde analiza los principales temas del acontecer nacional y mundial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.