viernes, 24 septiembre 2021

Frutales:una mirada diferente

El llamado a pensar como país, hecho por nuestro presidente Miguel Días Canel, hoy convoca a todos los que nacimos en esta Isla y sentimos el orgullo de llamarnos cubanos. Pero, ¿qué tanto se puede hacer desde lo local para revitalizar nuestra economía?

El llamado a pensar como país, hecho por nuestro presidente Miguel Días Canel, hoy convoca a todos los que nacimos en esta Isla y sentimos el orgullo de llamarnos cubanos. Pero, ¿qué tanto se puede hacer desde lo local para revitalizar nuestra economía?

 Transformar  la realidad que tenemos en nuestros campos,  donde sus grandes riquezas naturales y la dulzura de sus frutas no se aprovechan como es debido, debe ser una prioridad en medio de las limitaciones actuales.  En esto debemos pensar todos, directivos de la agricultura, cuadros y obreros,  ya que es necesario movilizar el pensamiento unido a la acción,  para dar el vuelco económico que el país y los que vivimos en el demandamos.

Este fue el primer pensamiento que vino a mi mente al escuchar también las palabras expresadas por el mandatario cuando precisó: no podemos echarle a nadie la culpa de nuestros problemas , es por ello que solo me detengo a reflexionar sobre la amplia gama de posibilidades que puede ofrecer el óptimo aprovechamiento de los frutales . Solo en el municipio de Quemado de Güines,  territorio eminentemente agrícola, es común escuchar a los que con sudor laboran la tierra, que sus producciones de mango, por solo citar un ejemplo, no se han recogido y se pierden en los campos.

La carencia de una mini industria que aproveche los frutales, la limitada capacidad de acopio, la mala contratación,  los escases de cajas,  combustible para su traslado, entre otras tantas incongruencias, frenan los mecanismos y hace que el producto natural no se aproveche.

Es triste ver cómo en la mayoría de los merenderos el producto natural no se expende,  muestra de lo que falta por hacer para dar el cambio necesario a nuestra gastronomía. Es inconcebible como un cubano en la mayoría de los merenderos no pueda degustar un refrescante coctel de frutas, un melón en tajadas, un jugo, con tanta variedad de frutas en los campos. Cuando veo las novelas brasileñas me entristecr ver la venta de cocos y hoy en nuestros poblados no se aprovechan la riqueza de su agua, por cierto, muy saludable.

Hace solo unos días un campesino me comentó:Para que sembrar frutales si al final no percibo las ganancias para la familia. Por ello invito a pensar como país en la economía, en lo que aun hay por hacer, solo así seremos el país próspero que todos queremos.


Marcia Daniel Manrique

Periodista Licenciada en Educación 1999. Desde Quemado de Güines cuenta historias novedosas desde el norte de Villa Clara.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.