domingo, 26 septiembre 2021

Especies invasoras

Las noticias ecológicas quedan muchas veces relegadas por los medios de prensa y resulta complicado percibir algunas de las múltiples batallas y tragedias que tienen lugar en estos momentos hasta que resulta demasiado tarde.

Hay dos a las que no pierdo de vista y se libran actualmente en el noroeste del continente americano. Una de ellas es el peligro que reaparezca una rara enfermedad que derrite a las estrellas de mar, fenómeno documentado a lo largo de la costa de Canadá y que ha descendido por el estado de Washington y Oregón los últimos años. Me preocupa porque una enfermedad con igual trayectoria, prácticamente provocó la extinción del erizo antillano y originó una debacle que originó un cambio de fase en el Caribe, donde al final quedaron muy afectados los corales.
 
Los expertos determinaron que la descarga de agua de lastre de un barco que navegó por el canal de Panamá, transportó la enfermedad que desencadenó una mortalidad masiva de esta especie en el Caribe hace algunas décadas, y la especie aún no se ha recuperado.

La otra preocupación tiene que ver con el avance del avispón asiático, especie introducida que extermina las abejas y otros polinizadoras que ya pasó la Columbia Británica de Canadá y se expande en estos momentos por el norte de los Estados Unidos.

Existen fenómenos más cercanos: los escapes de peces deliberados como la del Clarias batracus ocurrido en los Everglades de la Florida en 1976, o accidentales por un mal manejo como la dispersión de la misma especie en Cuba, o las fugas provenientes de acuarios públicos o coleccionistas como el caso del Pez León en la Florida en 1992, tras el paso del huracán Andrews.

Las investigaciones del ADN del Pez León que se expande por el Atlántico y el Caribe nos lleva a que todos proceden de un tronco genético común que no supera los cuatro ejemplares y nos llevan por la densidad de propagación al acuario de la Florida.

Existe un peligro latente en algunas introducciones y es la llegada de especies, como polizón, dentro de otras especies o en el casco de las de embarcaciones (como es el caso del mejillón cebra).

Tenemos un arsenal para escoger. Solo si se logran establecer proyectos de contención a nivel de ecosistemas y se comparten recursos e información, se pueden enfrentar algunas de estas complicadas realidades que se nos vienen encima.


Arnaldo Díaz Jiménez

Director de Televisión en Telecubanacán Graduado de Lenguas Extranjeras 1987 se interesa por el desarrollo científico y medioambiental. Es Realizador del Programa de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.