domingo, 26 septiembre 2021

Haz crecer tu empatía en tiempos de pandemia

La empatía es una de las cualidades que nos distingue de otras especies. Sin ella no se concibe ninguna relación humana. Las definiciones más conocidas en el argot popular son: “capacidad de ponerse en el lugar del otro”, poder mirar con los ojos del otro”, “ponerse en su zapato”.

Son tiempos muy difíciles y todos buscamos alternativas para salir adelante y sentirnos mejor. La limitación necesaria de movimiento y la poca comunicación con los vecinos, amigos y familiares, incluso dentro del hogar, nos pone a prueba constantemente y para ello la empatía es imprescindible.

Desde las ciencias psicológicas mucho se ha explicado sobre el tema, me aseguró la Doctora en Ciencias Psicológicas Evelyn Fernández Castillo, Profesora Auxiliar, Jefa del Departamento de Psicología y Especialista del Centro de Bienestar Universitario de la Universidad Central Marta Abreu de Las Villas; desde diferentes visiones que intentan delimitar ¿cuáles son las dimensiones de este complejo constructo, es decir qué se necesita para ser empático?

Pueden distinguirse cinco dimensiones: la autoconciencia emocional, toma de perspectiva, respuesta afectiva, la autorregulación afectiva y la actitud empática. Es esta una habilidad que se pone en práctica a diario en todos los espacios interactivos, pero transcurre de forma tan espontánea que raramente se reconoce su valor, acotó la especialista. 

“Todos los actos prosociales requieren necesariamente hacer uso de ella, potenciar su desarrollo desde edades tempranas es una necesidad. Constituye un factor resiliente en momentos de crisis, donde el mundo requiere que se tomen, se respeten y se implementen decisiones conjuntas que favorezcan el bienestar común”.

Aun cuando soy de las que creo que se nace con cierta empatía, que existen personas que sin proponérselo son empáticos, esta cualidad se cultiva ,y yo diría más, en tiempos de COVID es tan necesaria para la comunicación y para la vida misma, que cada quien debería trabajar en ese sentido.

Al indagar ¿Cómo se cultiva?, escuché como respuestas:

Ofrezca amor incondicional a las personas que tiene a su alrededor, sobre todo a sus hijos, los niños cuyas necesidades emocionales están satisfechas se encuentran más abiertos a las necesidades de otros, pues suponen que el mundo es un lugar seguro y precisan retribuir a los demás el apoyo y la solidaridad que reciben.

 Tómese todo el tiempo del mundo para escuchar a los otros y para tratar de entender sus puntos de vista. Diariamente puede realizar un ejercicio autorreflexivo muy sencillo, consiste en no dejar de hacerse la siguiente pregunta ante cualquier decisión: ¿cómo me sentiría yo si…? “Si estuviera en el lugar de…”, “Si me hicieran a mí lo que yo le hice a…”

En fin, «la empatía es un acto intelectual. Tiene que ver con entender al otro, comprenderlo, y aunque no puedo prescindir de mis creencias, valores y costumbres –porque no puedo dejar de ser quien soy–, sí puedo ver a la otra persona, escucharla y entender sus motivos. Y todo a pesar de mi propia historia personal, construida con mis creencias, valores y costumbres”.

Una vez que entiendo al otro, ya puedo sentirme de forma parecida, pero nunca igual. Desde este punto de vista, la empatía es muy útil y rentable para las personas, pues si entiendo a las personas, puedo acercarme a ellas respetando la diversidad. Tengo más probabilidades de tener relaciones de calidad y ser un ejemplo para otros.

De ahí que, para educar a seres humanos con esta cualidad, debe entrenarse desde pequeños; de adultos, aunque no es imposible, es más difícil lograrlo. Y para hacerlo más sencillo: simplemente escuche al otro y pregunte con auténtico interés, demuéstrale que ha entendido, y sobre todo que le ha entendido. Solo así hará crecer la empatía en estos tiempos en que todos necesitamos de ella.


Eleonora María Flores Pedraza

Periodista Licenciada en Historia y Ciencias Sociales 1984, muestra interés por el periodismo y los problemas de la sociedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.