sábado, 31 julio 2021

El peligro no ha pasado

Las indisciplinas y la baja percepción de riesgo continúan siendo factores claves en el incremento de casos positivos a la COVID- 19 en Cuba y en Villa Clara.

Más de un año de enfrentamiento a  la COVID-19  constituye uno de los retos más grandes que han tenido los cubanos en medio de un recrudecimiento del bloqueo económico  y financiero y de una  fuerte campaña  subversiva. Millonarios han sido los recursos materiales, financieros  y  humanos que el gobierno ha destinado para garantizar la atención  de pacientes contagiados  y positivos al nuevo coronavirus, donde  las cifras continúan siendo alarmantes a pesar de las medidas adoptadas en cada territorio.

Más de mil 100 casos positivos diarios es el promedio en el país que ya acumula cerca de 160 mil contagiados y más de mil fallecidos, mientras Villa Clara, provincia que había mantenido un control de la enfermedad, experimenta un alza durante los últimos días con un acumulado de 367 y cerca 3000 contagiados desde que inició la pandemia.

Y es que las cifras hablan por sí solas. El comportamiento de muchas personas está muy alejado del valor de la disciplina y la  responsabilidad que exige el contexto epidemiológico.

El incumplimiento a las medidas preventivas recomendadas por las autoridades de salud en algunos lugares para evitar el contagio, la baja percepción del riesgo, el relajamiento del distanciamiento social, visto en la realización de celebraciones y en el actuar cívico cotidiano, reflejan cómo, en  la  psicología de muchos villaclareños,  la pandemia, al parecer,  va de pasada.

Aunque  en el país se desarrolle la intervención sanitaria donde  más de 3 millones de personas ya se han vacunado al menos con una dosis de alguno de los candidatos vacunales, el peligro de contraer el virus es una realidad que afecta a todos con consecuencias fatales, máxime cuando en el territorio nacional circulan cinco variantes y seis patrones mutacionales del SARS-COV-2.

Un año y cuatro meses  es el tiempo de una batalla que le ha cambiado la vida a un país y a once millones de cubanos. Una batalla larga y dura que no permite un mínimo de descuido. El actual  escenario epidemiológico continúa siendo muy complicado. El llamado, próximo al inicio de los meses de verano, es a la disciplina, a la responsabilidad individual, a cumplir  con los protocolos sanitarios y no bajar la guardia, para  entre todos, lograr ver una luz al final de ese túnel que nos ha arrebatado la tranquilidad y la vida de seres queridos. 


Belkis Vidal Ramos

Periodista Licenciada en Historia y Marxismo por la UCP de Sancti Spíritus en 1993. Periodista de profesión y pasión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.