lunes, 2 agosto 2021

A la tercera NO va la vencida

Me han aplicado la tercera dosis del candidato vacunal Abdala y realmente me siento satisfecho aunque eso no quiere decir que ya tenga asegurada la victoria en mi contienda particular contra la COVID-19.

Es un momento de regocijo y quiero agradecer la posibilidad de vacunarme a tres grupos de personas: primero a los directivos del gobierno y del Ministerio de Salud que tomaron hace bastante tiempo, la decisión de que Cuba desarrollara y produjera sus propias vacunas para inmunizar a su población.

De manera especial a los investigadores e instituciones científicas que las lograron en un tiempo bastante corto, y tercero a todo el personal de Salud de aquí de Villa Clara, que con tanto celo y profesionalidad, se encargan de la vacunación directa de determinados grupos de personas y que pronto lo harán extensivo a toda la población.

Sin dudas, es un buen logro personal, pero para nada asumo que estoy totalmente inmunizado contra esta enfermedad y mucho menos que mi comportamiento puede volver a los estándares de antes de marzo del año pasado; NO, al contrario, ahora debo continuar  con las medidas de protección individual y de distanciamiento físico, porque quien está parcialmente inmunizado soy yo y no la gran mayoría de las personas con quien me relaciono de una u otra forma.

Estas vacunas cubanas tienen un por ciento de efectividad y los que estemos en ese rango, no es que quedamos  bloqueados totalmente ante la entrada del virus, solo que si ocurre la enfermedad, nos dará de forma leve.

Hay que mantener el uso del nasobuco, la higiene de las manos y puntos de contacto del cuerpo y el distanciamiento social en todos los espacios, lo que sería como el cierre de oro de nuestra vacunación personal.

Solo cuando toda la población esté vacunada, ya sea con Soberana o con Abdala, se podrá romper la cadena de trasmisión que aún nos proporciona cifras de contagio preocupante como esta que vive hoy Villa Clara, desgraciadamente muchos de ellos en edad pediátrica.

Estoy muy contento y agradecido por haberme vacunado con la tercera dosis de Abdala  pero mi comportamiento será el mismo en cuanto a prevención, porque con ello me cuido a mí mismo y a mis coterráneos y ratifico que la mejor vacuna sigue siendo cuidarse mucho.

Solo espero que los demás vacunados hagan lo mismo, porque en este caso a la tercera aun no va la vencida.


Luis Evidio Martínez Díaz

Periodista Graduado en la UH como Licenciado en Periodismo 1991, prefiere el debate y el análisis de los acontecimientos que le circundan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.