miércoles, 28 julio 2021

Como me gusta hablar español

El pasado 23 de abril los hispanohablantes celebramos el día del idioma español en homenaje a Miguel de cervantes y Saavedra.

Y festejamos porque tenemos el legado del hombre que inmortalizó nuestro idioma, nuestras palabras, nuestra manera de comunicarnos con otras personas, para mí esta es una de las tantas otras fechas que por su trascendencia pueden celebrarse cualquier día del calendario.

La tradición de celebrar este día comenzó en Valencia, para luego extenderse por toda España y más tarde en los países hispanohablantes. El objetivo del Día del Idioma Español es dar impulso a esta lengua y a su correcta implementación, promoviendo su utilización más allá de las instituciones educativas. Todos los sectores de la sociedad deben comprometerse con esta iniciativa de cuidar este elemento imprescindible para el desarrollo de la cultura.

En algunas ciudades españolas en la celebración se regalan una rosa y un libro entre amigos, conocidos y parejas.

En Cuba, aunque no tenemos tradición de regalar libros, no deja de ser este un obsequio distinguido para muchos, no obstante, este día en todo el país se reconoce la labor de los escritores y otras personas vinculadas a la labor de promoción y venta de libros en honor a la fecha y a la creación del “Instituto Cubano del Libro”. que este 2021 celebra el aniversario 54 de su creación. Programas de radio y televisión recordaron la fecha con iniciativas propias.

Y regresando a Cervantes y su obra cumbre, imagino que “Don Quijote de la Mancha” es un libro de cabecera para cualquier edad y en cualquier momento. Es una obra que recomiendo leer siempre y en momentos en que la pandemia nos encierra en casa bien podemos regresar tras sus páginas.

Volviendo a por qué cualquier fecha me parece ideal para celebrar el idioma, es que aun cuando lo aprendemos en familia desde que se nace, no siempre lo pronunciamos bien ni tampoco lo escribimos adecuadamente.

Cierto es que en diferentes comunidades hispanas hablantes de diferentes países e incluso del mismo país, la pronunciación cambia, y a veces hasta el significado de las palabras. Se me ocurren algunas palabras en el caso de Cuba: por ejemplo pila de agua, por llave o grifo; aretes o colgantes; horquillas o palillos para tender la ropa lavada; sandalia, chancletas o cutaras como también he escuchado; faldas o sayas, caldosas, ajiacos o caldos indistintamente; piera citar infinitos ejemplos.

Otros tienen una pronunciación similar y un significado y escritura diferente, o lo que llamamos palabras homófonas: abrazar y abrasar, cita y sita, hasta y asta, hay y ay, izo e hiso, entre otros.

Sin embargo, mucho cuidado con estas peculiaridades del idioma y su correcta escritura u ortografía, porque esto no significa cometer errores a la hora de escribirlo, ni tampoco por supuesto, pronunciarlo bien.

He ahí una razón por la que digo que cualquier fecha del almanaque es el día del idioma español. Esta única razón es suficiente para que cualquier fecha del año sea el Día de nuestra lengua.


Eleonora María Flores Pedraza

Periodista Licenciada en Historia y Ciencias Sociales 1984, muestra interés por el periodismo y los problemas de la sociedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.