lunes, 2 agosto 2021

Cifras para reflexionar

El aumento de casos positivos a la Covid- 19 en edades pediátricas ha aumentado en lo que va de año dejando secuelas en quienes padecen de la enfermedad .Villa Clara ya supera la cifra de 200 infantes en un año.

Aun cuando Cuba no ha reportado fallecimiento de niños por la Covid- 19, las cifras de contagios en edades pediátricas han ido en ascenso. En un año de pandemia se reporta más de 6 300 infantes contagiados en el país con el coronavirus SARS-CoV-2; mientras en el 2021 los números se han incrementado estrepitosamente.

Según conferencia del director nacional de epidemiología, el doctor Francisco Durán mil 624 infantes enfermaron, mientras de marzo a diciembre de 2020 solo resultaron positivos mil 308, lo que evidencia una disminución notable de las acciones de enfrentamiento a este virus.

En el primer mes de 2021 enfermaron 63 menores de un año, 239 en el grupo de 12 meses de vida hasta los cuatro años y 338 en el de cinco a nueve años, reportándose casos en 124 municipios del país de un total de 168.

La provincia de Villa Clara no escapa de esta realidad que continuará en ascenso durante el mes de marzo sí las personas no se sensibilizan con la situación epidemiológica. Según declaraciones del doctor Yandry Alfonso Chang, director provincial del Programa Materno Infantil (PAMI), el territorio reporta 202 niños contagiados con la Covid- 19 durante un año. De ellos 63 menores de cinco años, 115 en las edades comprendidas de 10 a 18 años, es decir, el grupo de los adolescentes.

De la cifra total de contagios, 186 fueron contactos de casos positivos, 99 presentaron sintomatologías y se han recuperado 190. De enero a marzo del 2021 ya se notifican 131 contagios, se reportaron dos menores en estado grave y uno crítico. Al cierre de esta información se encontraban hospitalizados 8 infantes positivos, 4 sospechosos y de estos últimos dos menores de un año, incluyendo uno de solo 19 días de nacido . Afortunadamente el país no tiene que lamentar el deceso de ningún niño, sin embargo, la Covid-19 deja secuelas físicas y psicológicas. Problemas cardiovasculares, miocarditis, pericarditis, derrames y alteraciones del ritmo cardíaco y de la presión arterial, afecciones neurológicas, decaimiento, daños respiratorios, renales y hematológicos, así como trastornos psicológicos.

En Villa Clara se desarrolla desde el pasado año un programa multidisciplinario para la atención a estos menores, siendo valorados más de un centenar. Más allá de los datos estadísticos y de todo el esfuerzo de una nación por proteger y sanar a su población, está la responsabilidad individual y colectiva. Los niños son un grupo vulnerable, que desde hace varios meses no asisten a las escuelas ni a los círculos infantiles, lo que ha demostrado la existencia de brechas en las familias que se traducen en descuidos con los menores. Es una realidad que muchos padres exponen a sus hijos en las colas, en las calles jugando o en casa de los vecinos. Realizan eventos familiares en los hogares, permitiendo la entrada de personas ajenas a las viviendas y con ellas el paso del virus, sin dejar de mencionar el resquebrajamiento de las medidas higiénico-sanitarias. Cuando se trata de cuidar a la población pediátrica, todo cuidado es poco, pues no solo los protegemos de la Covid-19, sino de otras enfermedades contagiosas.

En espera de la vacunación contra el SARS-CoV-2 lo más inteligente y prudente será cuidar con responsabilidad a nuestros menores para no tener que lamentar el deceso de un niño.


Belkis Vidal Ramos

Periodista Licenciada en Historia y Marxismo por la UCP de Sancti Spíritus en 1993. Periodista de profesión y pasión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.