Lun, 26 julio 2021

Actuar y hacer con responsabilidad y prudencia

Actuar y hacer sin contagiarse de la COVID- 19 no es un privilegio, emana responsabilidad y prudencia.

Actuar y hacer sin contagiarse de la COVID- 19 no es un privilegio, emana responsabilidad y prudencia. Quienes lo logran, que está demostrado que son la mayoría de las personas, es porque actúan con sensatez y cordura.

Otros aún no lo han aprendido en estos cinco meses en que la pandemia nos afecta y sigue siendo un reto para ellos. Parece que el tiempo no les ha enseñado que esto es cuestión de vida o muerte.

Algunos no consideran la epidemia un impedimento para continuar su vida desorganizada como hasta ahora. Los paseos, las fiestas en los hogares y fuera de ellos, los bailes, juegos de mesa y encuentros con bebidas como protagonista, siguen siendo su máxima, sin importar las consecuencias. Y yo diría más hasta se han multiplicado en ocasiones.

No escuchan las reiteradas medidas orientadas por el ministerio de salud pública y el gobierno con sus instituciones y funcionarios. Burlan y no acatan. A esto yo le llamo violación de la ley.

De ahí que como no me canso de criticarlos, igual tampoco me canso de llamar a que sean sancionados severamente. Aunque parezca que llueve sobre lo mojado en mi comentario, sigo reclamando responsabilidad y sensatez, aunque para ello halla que utilizar la fuerza de la ley.

En todas mis observaciones al respecto cito al doctor Durán que también hace a diario su llamado a la protección, al actuar de las autoridades que actúan en cumplimiento de las medidas orientadas. Pero considero que debían ser más severos con los infractores.

Salgo muy poco de casa porque trabajo desde ella y soy además una persona vulnerable, pero en mis pocas y necesarias salidas he visto irresponsabilidades que van desde la mascarilla mal puesta hasta el no uso de ella, aglomeraciones de personas sin guardar el establecido distanciamiento físico y hasta entrar en los establecimientos sin higienizar las manos aun con los recursos para ello en la puerta.  ¿Me pregunto qué nombre recibe esta actitud?

¿No es acaso desobediencia, irresponsabilidad, indisciplina, indolencia? Muchos sinónimos existen, y todos para mal.

Puedo imaginar si descuidan cosas tan elementales como estas, ¿qué sucederá en sus hogares al llegar?

La respuesta la dejo para que cada cual saque sus propias conclusiones. Pero por favor, si se ve reflejado en las mías, al menos incorpore un poco de responsabilidad a su actuar y hacer cotidiano. Vuelvo a decir ¡Esa es la única manera que hoy tenemos para evadir la pandemia!


Eleonora María Flores Pedraza

Periodista Licenciada en Historia y Ciencias Sociales 1984, muestra interés por el periodismo y los problemas de la sociedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.