Mar, 15 junio 2021

Ni con el pétalo de una flor

El 25 de noviembre es el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, un recordatorio de cuánto queda por lograr en equidad y justicia social.

El 25 de noviembre es el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, un recordatorio de cuánto queda por lograr en equidad y justicia social.

Todos recordamos esa frase de nuestra infancia: «a las mujeres no se les golpea ni con el pétalo de una flor». Al menos, yo crecí bajo ese precepto en una sociedad donde, con los años, la violencia física hacia las féminas ha ido poco a poco disminuyendo.

Sin embargo, no es necesario golpear para lastimar… para violentar. El acoso, las manifestaciones verbales impropias y la denigración de la persona son expresiones de un comportamiento violento. Si se mira bajo este prisma, es cierto: en Cuba persisten actitudes violentas hacia las mujeres.

¿Cuál es la línea divisoria entre un piropo galante que puede llevar a conocer a alguien y la ofensa grotezca que puede terminar en una respuesta airada? A veces muchos no lo tienen presente. De hecho, con demasiada frecuencia, los hombres que «se meten» con la mujeres en la calle, lo hacen de maneras irrespetuosas para ellas y para todos los que se ven obligados a escucharles.

Para prevenir esta y todas las demás formas de violencia de género, la Organización de las Naciones Unidas desarrolla desde el 25 de noviembre y hasta el 10 de octubre sus jornadas de activismo bajo la campaña Pinta el mundo de naranja, posicionada en redes con la etiqueta #EscuchameTambien.

Esta etiqueta da protagonismo a las voces de mujeres y niñas que han sobrevivido a la violencia y pueden amplificar su mensaje en medios sociales como parte de la labor de concientización desarrollada por la ONU.

En el mundo, una de cada tres mujeres sufre violencia a lo largo de su vida independientemente de su estatus social, clase, raza país o grupo de edad.

En Cuba, mucho se trabaja porque la mujer posea iguales condiciones y derechos que los hombres. Ese es uno de los logros de la democracia. Sin embargo, mientras no se destierren actitudes hostiles en medios de comuniación, discursos sociales y comportamientos colectivos, el verdadero trato justo hacia las mujeres no será conquistado. Esa es una meta por la cual se deberá continuar trabajando.


Raúl R. Ayala

Periodista Licenciado en Periodismo por la UCLV 2016, especializado en dirección y realización audiovisual, fotorreportero, conductor y blogger.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.