Vie, 25 junio 2021

Envejecimiento poblacional: el reto de Cuba

El envejecimiento poblacional no es un fenómeno exclusivo de las sociedades modernas, sino que ha estado presente en todas las etapas del desarrollo social. Cuba no escapa a esta problemática y se ubica entre los países más envejecidos del continente.

El envejecimiento poblacional no es un fenómeno exclusivo de las sociedades modernas, sino que ha estado presente en todas las etapas del desarrollo social. Cuba no escapa a esta problemática y se ubica entre los países más envejecidos del continente.

El envejecimiento poblacional no es un fenómeno exclusivo de las sociedades modernas, sino que ha estado presente en todas las etapas del desarrollo social y ha sido siempre de interés para la filosofía, el arte y la medicina.  El siglo XXI no escapa a esa situación pues más y más personas sobrepasan las barreras cronológicas establecidas  como etapas de vejez, que convierten al envejecimiento poblacional en un reto.

En el mundo las personas mayores de 60 años aumentaron en el siglo XX, desde 400 millones en la década del 50, hasta 700 millones en la de los años 90 del propio siglo; estimándose que para el 2025 existirán alrededor de 1200 millones de ancianos, concomitantemente se incrementa el grupo de los “muy viejos”, o sea , aquello mayores de 80 años, quienes en los próximos 30 años constituirán el 30 % de los adultos mayores en los países desarrollados y el 12 % para los de menor desarrollo

Cuba no escapa a esta problemática y se ubica entre los países más envejecidos del continente.  La ancianidad se incrementa progresivamente como fenómeno actual y futuro de significativa connotación; las causas esenciales del mismo se asocian al incremento de la esperanza de vida, unido a la disminución de la mortalidad y al descenso de la fecundidad, así como al saldo migratorio negativo, entre otros factores. Por ello se necesitan estrategias para incrementar la natalidad y mejorar las condiciones y calidad de vida del adulto, así como para la atención diferenciada, sistemática y con calidad del perfil de morbilidad característico de este grupo poblacional frágil y vulnerable.

Según refería  a la ACN, especialistas del ONE, actualmente existen más hogares con adultos mayores que con niños, y las cifras del incremento de la población adulta mayor actual y perspectiva indican que así será en el futuro; se han incrementado los ancianos en la Isla en más de 400 mil personas, de un total de un millón 639 mil 262 en el Censo del 2002, a dos millones 41 mil 392 en el del 2012; mientras que al cierre del 2017 se evidenció un conjunto de dos millones 251 mil 930 personas de 60 años y más, siendo en su mayoría mujeres.

Precisamente dentro de la segmentación etaria, la porción correspondiente a 60 años y más ha sido la de mayor aumento, con una tasa promedio anual de ascenso de 1,7 por ciento, fenómeno conocido como el envejecimiento dentro del envejecimiento, lo cual demanda una serie de retos que abarcan desde la proyección familiar hasta la ciudadana, y los programas de salud. Hoy los sistemas de salud en el mundo tienen que enfrentar una realidad diferente, caracterizada por una oleada de enfermedades crónicas, la comorbilidad en los adultos mayores, elevada prevalencia de fragilidad, discapacidad y dependencia.

En Cuba, desde el 7mo. Congreso del PCC se modificó el Lineamiento 144 y se aprobó el Lineamiento 116, que plantea «garantizar la implementación gradual de la política para atender los elevados niveles de envejecimiento de la población…», lo que significa, desde ya, preparar a una sociedad envejecida, desde todos los puntos de vista para afrontar la vejez con sus dosis de sombra y de luz. Donde se tenga en cuenta desde el confort de los recintos, hasta los insumos alimentarios, de aseo, y sobre todo, la preparación psicológica tanto del que envejece como de la familia.


Carmen Milagros Martín Castillo

Periodista Licenciada en Periodismo por la UCLV 2012. Editora del sitio web de Telecubanacán, amante del universo digital.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.