Lun, 21 junio 2021

Del otro lado de la «línea»: gracias por la ayuda

Quizás usted ya ha escuchado hablar del tema, probablemente lo vio en la televisión, las redes o algún amigo le comentó sobre el asunto. Lo cierto es que en medio de un rebrote por la pandemia de COVID-19 recibir ayuda psicológica no es “cosa de locos”, ni tampoco una idea distante.

Por esa razón, y debido al confinamiento, un grupo de especialistas del Centro de Bienestar Universitario de la Universidad Central “Marta Abreu” de Las Villas se agruparon para establecer una Línea de Ayuda Psicológica desde Villa Clara.

Esta línea ya había sesionado antes, cuando apenas tocaba a nuestra puerta un virus amenazante y desconocido; y ahora regresa en condiciones no tan similares, pero con el mismo objetivo: ofrecer una relación de ayuda a la población que así lo demande durante la nueva escalada de la pandemia.

Telecubanacán dialogó con varias de las profesionales que brindan un espacio de acompañamiento personalizado a la población, para que usted conozca más de cerca el trabajo de los que le escuchan a través de la “línea”.

«Siempre que se trabaje de este modo con las personas se requiere preparación en el tema, sin embargo el trabajo de la línea ayuda se hace más complejo, en primer lugar porque estamos ante una situación de crisis donde la sintomatología psicológica esta exacerbada por el miedo a la enfermedad, el encierro, etc. y en segundo lugar porque no estamos en entrevista cara a cara. Por ello debemos adecuar nuestro tono de voz y la semántica que utilizamos al transmitir la ayuda psicológica. Además, la sintomatología más común durante la crisis ha sido la ansiosa y la depresiva, y nuestra preparación se ha encaminado más hacia el tratamiento de estos síntomas».

(MSc. Diana Rosa Rodríguez González, especialista del Centro de Bienestar Universitario)
Profesionales de la Línea de Ayuda Psicológica al servicio de la comunidad villaclareña.

Sobre la preparación de estos profesionales para ofrecer un servicio de ayuda basado en el principio ético de la confidencialidad, el respeto y el compromiso de superación profesional, la Dra. Annia E. Vizcaíno Escobar, también comentó:

«La preparación inicial es la misma que tenemos como profesionales de la Psicología. No obstante en este caso ha sido necesario profundizar en las características de los servicios de la Tele psicología, de la comunidad sincrónica y asincrónica. Debemos lograr la orientación utilizando la telefonía fija, lo que supone adecuar los tonos de voz, hacerlo pausado, escuchar tranquilamente, utilizar frases como “estoy atento a lo que me dice”, “sabemos que es difícil pero aquí estoy para ayudarle”. Ha Sido necesario además,conocer en profundidad el virus y las vías de transmisión para ofrecer información a los orientados».

-¿Dónde radica la mayor dificultad para realizar este trabajo?

Las mayores dificultades están asociadas a esta forma específica de orientaciónpsicológica por medio del teléfono, que tal vez hace más distante la ayuda que podemos brindar, el simple hecho de no ver al paciente ya se plantea como un reto y una dificultad, pues nuestro trabajo se apoya en gran medida en el lenguaje extra verbalde los pacientes en la consulta. Entonces creo q la mayor dificultad radica en no tener la posibilidad de un intercambio cara a cara.

Lic. Blanca María Jiménez Reyes, especialista del Centro de Bienestar Universitario

Al realizarse este tipo de trabajo se pierden aspectos importantes de la comunicación, los mensajes transmitidos son diferentes y las personas necesitan orientaciones concretas; hay poco tiempo para el diagnóstico y resulta extremadamente importante el cumplimiento de las normas éticas. Así lo confirma la Dra. Evelyn Fernández Castillo, coordinadora del Centro de Bienestar Universitario, quien además destaca que la labor realizada aporta aprendizajes personales y profesionales:“Esta situación nunca antes vivida  nos lleva a aprender de todos y nos ha convertido en un mejor equipo, en mejores seres humanos y mejores profesionales”.

Evelyn Fernández Castillo y Annia E. Vizcaíno Escobar

«El trabajo directo con el público durante este tiempo, nos ha permitido desarrollar habilidades profesionales relacionadas con la orientación psicológica y la comunicación de manera general, incluyendo el uso de las TICs. En relación a ello, hemos desarrollado la capacidad de escucha y reflexión, aunque el trabajo que realizamos desde la Línea de Ayuda representa un gran reto en el sentido de que se pierde mucha información valiosa para el proceso de orientación, porque en ocasiones las personas llaman desde móviles o con tarjetas propias y la comunicación es más rápida y breve. Lo valioso de esta alternativa radica en que se atiende a un público diverso en el sentido amplio de la palabra: diverso en cuanto a orientación sexual, a edades, religiones, nivel de escolaridad y, por tanto, con disímiles problemáticas; unido a ello, debemos destacar la ventaja que ofrece que el acceso a este tipo de ayuda profesional sea virtual, debido a que, desde cualquier parte del territorio villaclareño, e incluso, del país, recibimos demandas de ayuda».

MSc. Arienny de la Caridad Prada Mier, especialista del Centro de Bienestar Universitario

Y si en algo concuerdan los profesionales de la psicología es en que la mayor recompensa siempre será la de ayudar,  transmitir y estimular el bienestar aún en las condiciones actuales.

«Cada persona que solicita el servicio vivencia de manera particular los cambios durante casi un año de la pandemia, por tanto acercarnos a sus necesidades o preocupaciones y estimular su bienestar psicológico constituye un reto profesional.Sin dudas la mayor satisfacción es ayudar, el proporcionar niveles de ayuda con respecto a las disímiles problemáticas que generan nuestras actuales condiciones, orientar oportunamente y estimular los recursos o factores protectores con los que cuentan las personas para afrontar las situaciones».

MSc. Lesnay Martínez Rodríguez, especialista del Centro de Bienestar Universitario

Sin embargo, una de las mayores barreras entre este servicio y la población radica en que las personas no reconocen que necesitan ayuda, o lo reconocen y no la buscan… ¿qué decirle a esa persona necesitada, pero que aún no se atreve a llamar?

«Al colectivo de profesionales le supone una gran preocupación las personas que conocen de nuestro servicio y no se comunican; porque sabemos que hay un sector de la población al que no le estamos prestando asistencia y que puede ser importante para ellos recibirla. Lo primero que queremos transmitirles es que nadie está exento de sentir ansiedad, temor, tristeza. Nosotros tenemos un colectivo de trabajo que está capacitado para afrontar cualquier tipo de situación o problemática que nos puedan presentar. Las personas que necesitan ayuda y no se están dirigiendo a nosotros constituyen un grupo de riesgo,porque canalizar toda esta situación que tienen puede debutar con el tiempo en un estrés o en otra problemática. Tengan a mano nuestro servicio y sepan que hay alguien que los va a escuchar, acompañar y atender con la mejor disposición».

Lic. Lorena Rojas Ricardo, especialista del centro de Bienestar universitario

Y si es usted quien levanta el teléfono mañana, seguramente recordará que hoy ha estado cerca de aquellos que tienden su voz para ayudar en tiempos de crisis… del otro lado de la «línea».

Teléfono para contactar con la Línea de ayuda psicológica en

Villa Clara:

42201917

Dirección de correo electrónico :cbu@uclv.edu.cu

Horario:8:00 a. m – 12:00 m


Haylem Barroso

Estudiante de Periodismo Estudiante de Periodismo UCLV

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Un comentario en "Del otro lado de la «línea»: gracias por la ayuda"