Vie, 25 junio 2021

Celebre la felicidad de estar vivo

Culmina el 2020. Celebre la valía de estar vivo/a. Pero cumpla con las medidas establecidas para evitar el contagio y la propagación de la COVID-19.

Se acerca el fin de 2020 y desde que nací estas fechas de diciembre se celebran en casa. Recuerdo el ajetreo de estos días, especialmente los de mi niñez.

La familia se reunía en casa de mi abuela materna. Hijos, hermanos, primos y demás familiares se juntaban, la alegría reinaba en el hogar, dormíamos un poco apretados pero felices de estar juntos.

Los días pasaban rápidamente entre risas y juegos de los más pequeños y entre platos, sazón y golosinas entre los adultos. También se escapaban los traguitos y juegos de mesa entre los hombres de la familia. Eran días diferentes y muy felices.

La carne de cerdo, el congrí, las ensaladas y los elaborados con el maíz tierno adornaban la mesa. Los dulces eran los más diversos y deliciosos, todo elaborados en casa. Mermeladas, dulces en crema y tortas, los troceados de frutas no faltaban, y especiales eran los buñuelos de yuca que se bañaban en almíbar de diversos sabores.

Luego, con el paso de los años, las tradiciones cambiaron, las reuniones familiares son menos y con menos integrantes, la vida misma se encargó de que así fuera. La lejanía de algunos y la ausencia de otros comenzaron a notarse.

Sin embargo, en mi familia aun cuando no está libre de este síntoma, no se dejan de celebrar las fechas festivas de este mes. Los presentes nos reunimos y recordamos las fiestas de antaño, a los seres que ya no están o que no pudieron asistir en esa fecha por cualquier razón, pero celebramos en familia, aunque ya reducida como dije anteriormente.

Este 2020 son distintos los festejos, una familia más limitada aun, y con las medidas sanitarias extremas, pero aun así una familia unida, y, sobre todo, responsable y protegida.

A extremar las medidas higiénicas llamo a todas las familias cubanas y también a las de cualquier parte de la geografía mundial que acostumbran a esperar el nuevo año con todos los miembros como únicos protagonistas.

El 2020 es un año que llama a la despedida, a quemar el muñeco que los cubanos nos inventamos para despedir al viejo año que termina, esta vez las razones sobran y son muy poderosas, y aunque la COVID- 19 trajo tristezas y estrés en todo el mundo y aún no termina la epidemia, también aprendimos de ella.  En cada jornada del 2020, vivimos pendiente de los reportes de enfermos, recuperados y fallecidos aprendimos a amarnos más, como seres humanos, y a ser mejores.

Fue un año en que aprendimos a querer y preocuparnos por todos los seres humanos, incluso aquel que solo conocimos a través de los medios de prensa cuando reportaban los casos de epidemia. No importaba siquiera de que país fuera. La solidaridad y preocupación porque sobrevivieran a la enfermedad ocupó nuestro pensamiento cada día, así como el lamento y la pena por el que no resistió, y la solidaridad y acompañamiento desde lejos a esa familia que perdió a un integrante.

Aprendimos a darle más valor a la vida que a los objetos materiales. Que vale más un abrazo, un beso o simplemente un saludo de un ser querido, aunque sea desde lejos que todo el oro del mundo. Supimos del valor de la solidaridad, de la amistad, de darlo todo por un ser humano a cambio de nada. Aprendimos de la valía del personal de la salud y de la riqueza que encierra la fortaleza de tenerlos dispuestos a curar a un enfermo poniendo en riesgo su propia salud. Esos que si son valientes!

Por eso al culminar el 2020, no me canso de repetir: ¡quédese en casa! y celebre, aunque sea en familia reducida el fin de estos 366 días que dan paso a otros 365 días que serán mejores; celebre feliz por estar vivo, celebre en casa como se recomienda, para luego en el 2021, no lamentar una pérdida que pudo evitarse si fue precavido.


Eleonora María Flores Pedraza

Periodista Licenciada en Historia y Ciencias Sociales 1984, muestra interés por el periodismo y los problemas de la sociedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.