Vie, 25 junio 2021

Nuestros abuelos a buen resguardo

En tiempos de la Covid -19 el adulto mayor es una prioridad, por ello el sistema de salud en Villa Clara, provincia de mayor envejecimiento poblacional, ha organizado una estrategia para la atención y protección de este grupo poblacional.

Rosaida Vázquez  tiene 79 años vive en Santa Clara, sola, pero recibe la atención de sus hijos quienes trabajan. Su soledad es relativa, pues logra a través de su teléfono fijo una activa comunicación. Además, esta anciana de mente muy lúcida se mantiene en total ajetreo durante el día, unido a sus labores domésticas, ahora se le suma la confección de nasobucos y anticatarrales para su familia y vecinos.

Ella es de los 184 mil 795 adultos mayores de 60 años que tiene Villa Clara y dentro de  ellos, de los 35 mil 321 abuelos que viven solos. Sin embargo, en tiempos de la pandemia de la COVID-19 ella no ha quedado desprotegida.

«Hace unos días recibí muy temprano la visita de una trabajadora social que me realizó varias preguntas, entre ellas si se necesitaba que  me trajeran los mandados de la bodega y la comida para que no saliera  a la calle. Le respondí que no era  necesario, pues una vecina me ayuda en esos  trajines. De igual forma el pastor de la iglesia y los hermanos de la congregación bautista me llaman a diario y me traen de los productos que ellos distribuyen, ayuda que se suma a los que mis hijos me dan», explica la anciana.

Para estos abuelos que viven solos, el sistema de salud en Villa Clara ha organizado una estrategia de atención y protección la que incluye la  distribución de los alimentos y los productos de la  canasta básica a cada una de sus viviendas, así como el pesquisaje diario por los estudiantes de medicina para detectar algún síntoma respiratorio.

De igual forma se mantienen funcionando en el territorio las 26 casas de abuelos donde 643 ancianos reciben una atención esmerada que incluye ahora un sistemático lavado de lasmanos y una rigurosa limpieza de las instituciones.

«Por la mañana, antes de entrar, lo primero que hacemos es lavarnos las  manos, operación que se repite varias veces en el día. Las auxiliares de limpieza son muy cuidadosas con la higiene de la casa y la mantienen muy limpia, a cada momento le pasan paño a los sillones, a las mesas, a las agarraderas del baño y la enfermera y el médico nos preguntan  constante si nos sentimos bien. Además, nos dicen que tenemos que  estar a una determinada distancia, que si estornudamos nos pongamos el antebrazo para evitar contagio. Yo realmente me siento muy bien en  esta casita de abuelos donde hay mejores condiciones y alimentación que en mi casa», argumenta Graciela Pérez, una de las abuelas.

«Hemos redoblado la vigilancia médica y sanitaria en estas instituciones  y las trabajadoras sociales desempeñan un rol vital en el cuidado de los  ancianos. Tenemos el control de los abuelos que en estos momentos no asisten al centro para quedarse en casa, a  los que le llevamos el almuerzo y la  comida», explica la  doctora Mirta Rosa Hernández, jefe del departamento del adulto mayor en Villa Clara.

Asimismo se han reajustado las medidas de prevención y cuidado para  855 abuelos en hogares de ancianos, los 112 pacientes del Centro Psicopedagógico Fredyy Maymura,así como para los internados en el hospital psiquiátrico.    


Belkis Vidal Ramos

Periodista Licenciada en Historia y Marxismo por la UCP de Sancti Spíritus en 1993. Periodista de profesión y pasión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.