Vie, 18 junio 2021

Los visitantes alados del Parque Vidal

Cada atardecer el Parque Vidal de la ciudad de Santa Clara, en el centro de Cuba, ofrece un peculiar espectáculo a todos sus habitantes y visitantes.

En medio de un fuerte trinar, miles de pájaros de plumaje negro, entre ellos principalmente totíes, pero también chichinguacos, mayitos y vaqueros, llegan desde los cuatro puntos cardinales en disciplinados bandos hasta lo alto de los edificios que rodean la antigua plaza, y desde ellos vuelan organizadamente a los árboles existentes en el área de recreo.

Parece una maniobra dirigida magistralmente por un experimentado agente de tráfico: cada bando espera su turno, no se cruzan entre sí ni ocupan los mismos sitios, y en muchas ocasiones van pasando de un árbol a otro en vuelos rápidos y precisos para ocupar su puesto, al parecer predeterminado, para sólo pasar la noche.

En un árbol pernoctan varios bandos distribuidos equitativamente por todas las ramas y protegidos por el follaje, en una formación increíblemente perfecta.

Provienen desde los más lejanos parajes de la geografía del centro de Cuba, a decenas y decenas de kilómetros, donde pasan el día en busca de alimentos, y de allí regresan a este refugio natural para su descanso nocturno.

Nadie aún se explica por qué no duermen en los árboles de las sabanas más cercanas a su hábitat diurno, alejados de los ruidos de la vida moderna y la presencia del hombre.

Ese espectáculo al parecer no es nada nuevo. Quizás data desde los orígenes de la villa cuando esa área la ocupaban frondosos árboles. De esa remota atracción por el Parque Vidal dio fe el patriota y segundo historiador de Santa Clara, Don Manuel García-Garófalo Morales, en uno de sus poemas publicado en la década de los años 40 del siglo XX en el periódico “La Publicidad”.

Nadie los importuna a pesar de las molestias que ocasionan sus deposiciones en bancos, paseos, aceras y hasta sobre las personas que suelen sentarse a descansar o a su paso bajo los árboles donde pernoctan. Más bien los protegen contra cualquier posible agresión, y hasta en cierta forma los consienten.

Sin otra alternativa, por ello cada mañana trabajadores de servicios comunales se ven precisados a aplicar agua cepillo y escoba a cada uno de los muchos bancos afectados para limpiar sus inevitables y abundantes rastros.

Similar situación ha afrontado otros parques cubanos como el “José Martí” de Guantánamo y “Libertad de Matanzas”, donde se llegó incluso a podar la mayoría de los árboles para evitar el arribo de los bandos de similares pájaros.  Aquellas acciones fueron en vano. Al parecer las aves esperaron en otros sitios a que volvieran a rebrotar las ramas, el follaje, y regresaron.

Muestra de esa preferencia y persistencia pudo apreciarse tras las afectaciones que ocasionó el huracán Irma, en septiembre del año 2017, a las poblaciones de aves y la vegetación en el Parque Vidal de Santa Clara. Con el restablecimiento de la normalidad pronto se restituyeron las habituales bandadas.

Cuando único desaparecieron dichas aves de ese entorno por una larga temporada fue cuando se cerraron al tráfico de vehículos las vías que circundan al Parque Vidal, para convertirlas exclusivamente en paseos peatonales. A pesar de existir un mayor silencio y menos contaminación ambiental, dejaron de venir inexplicablemente.

Sólo reaparecieron tras la restauración de la vialidad en esas calles con su acostumbrado jolgorio, para continuar compartiendo su regocijo con los santaclareños.

Con los primeros rayos del Sol esas bandadas de pájaros negros se retiran de la misma forma en que llegan cada atardecer al Parque Vidal, para así emprender su largo regreso a las sabanas con el fin de buscar su sustento diario.  Ese es otro espectáculo digno de presenciar, al que cada santaclareño ya ve como algo casi cotidiano, pero imprescindible, desde tiempos inmemorables.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Un comentario en "Los visitantes alados del Parque Vidal"

  1. Muy interesante soy Santa clareña y CDO voy no hay más nada q me apasione estar a las aproximadamente las 6 de la tarde para ver ese espectáculo,no sabía q CDO cerraron el parque dejaron de venir solo ellos saben pq lo hacen la naturaleza es preciosa …muchas gracias por recordarme desde lejos mi ciudad querida y añorada🙄😪