domingo, 26 septiembre 2021

La única ley que reconocemos, la de los cubanos

El carácter extraterritorial y hostil de la Ley Helms-Burton es rechazada por pacientes y trabajadores del hospital oncológico Celestino Hernández Robau, de Villa Clara.

El carácter extraterritorial y hostil de la Ley Helms-Burton es rechazada por pacientes y trabajadores del hospital oncológico Celestino Hernández Robau, de Villa Clara.

Reina Aguilar es una cienfueguera que hace más de cinco años es paciente del hospital Celestino Hernández Robau. Por su enfermedad de base fue intervenida quirúrgicamente y desde entonces es examinada periódicamente, manteniendo bajo control su patología. Razones más que suficientes para que esta cubana hoy se sienta indignada por la activación del capítulo III de la Ley Helms–Burton.

“Yo soy una paciente operada de una neoplasia en la mama izquierda. Tuve un infarto cerebral del que me recupero y no podría nunca pagar este tratamiento, por eso personas como yo repudiamos la Ley Helms-Burton y viveremos eternamente agradecidos a esta Revolución. Los cubanos estamos preparados para defender estas conquistas, solo posibles en un país como este, nadie tiene el derecho de arrebatarnos lo que solamente es de Cuba”, expresa Reina.

Y es que para quienes conocen bien del costo y de la gratitud de un de tratamiento oncológico no hay cabida para esta anacrónica y hostil política. Por ello en la sala 4 de cirugía de esta institución, recientemente reparada, varios pacientes alzaron su voz contra esta ley que pretende reforzar el bloqueo económico a la isla y recuperar antiguas propiedades nacionalizadas.

“Para los trabajadores de este hospital la Ley Helms- Burton es una violación fragante a los derechos humanos, pues cada año el país invierte cifras millonarias en los medicamentos e insumos para garantizar el tratamiento de manera gratuita a cada paciente. Por ejemplo, un tratamiento de radiocirugía cuesta en el mundo aproximadamente 25 890 pesos, un tratamiento de cobalto más de 800 pesos, un TAC o tomografía más de 800 pesos, una mastectomía con vaciamiento axilar más de 3000 pesos, son cifras que hacen pensar en la generosidad del sistema de salud cubano”, explica la licenciada  Magnay Martín, jefa del servicio de consulta externa de dicho hospital.

“Intentar traer de vuelta esta ley es un absurdo,demuestra el desatino y la brutalidad de la administración de Trump que está apelando a viejos mecanismos del garrote. Sin embargo, solo consiguen aumentar el repudio del pueblo cubano que defenderá con uñas y dientes este proyecto social e incrementar el prestigio de esta isla en la arena internacional”, comenta Luis Pichardo, un paciente recién intervenido quirúrgicamente con una excelente recuperación.

“Trump y su camarilla no acaban de entender que en Cuba mandan los cubanos y la única ley posible es la ley de los cubanos.Yo llevo varios  días ingresado para operarme y las atenciones aquí no pueden ser mejores, yo realmente me hubiera muerto si esto fuera privado, pues soy negro, pobre y de Ciego de Ávila. Esta Revolución y sus conquistas jamás podremos perderla y este pueblo está preparado para defender su pedacito de tierra”, argumenta Lenin quien al cierre de la información ya se recuperaba de su cirugía.

El hospital Celestino Hernández Roba o antiguo San Juan de Dios fue la primera institución de salud que tuvo la provincia. Sus orígenes se remontan al propio nacimiento de la Villa, aunque su actual inmueble fue construido entre 1861 y 1865 como hospital militar español y no es hasta 1900 que se convierte en la institución sanitaria del territorio. Durante la etapa insurrecional esta institución se caracterizó por su  labor revolucionaria. En la actualidad es el Centro Regional de Oncología, equipado con moderna tecnología y con un personal altamente calificado que distingue por su sensibilidad. 

De allí que la Ley Helms-Burton, aprobada en 1996 con su marcado carácter extraterritorial e injerencista junto a las últimas medidas anunciadas por el presidente norteamericano hallarán total rechazo no solo en pacientes y trabajadores de este prestigioso centro de salud villaclareño, sino en todo un pueblo que cree en las ideas que defiende.


Belkis Vidal Ramos

Periodista Licenciada en Historia y Marxismo por la UCP de Sancti Spíritus en 1993. Periodista de profesión y pasión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.