Mar, 15 junio 2021

La Patria aun llora a sus mártires.

Este 7 de diciembre, se cumplen 124 años de la caída en combate del General Antonio Maceo y su ayudante Panchito Gómez Toro fecha en que se conmemoran también 31 años de la Operación Tributo.

De Angola nos llevaremos la entrañable amistad que nos une a esa heroica nación y el agradecimiento de su pueblo y los restos mortales de nuestros queridos hermanos caídos en el cumplimiento del deber…”, afirmó el General de Ejército Raúl Castro Ruz, Ministro de las FAR, el 12 de diciembre de 1976.

Y así ocurrió el 7 de diciembre de 1989 con el traslado a la Patria de los restos de los 2 085 mártires que cumplían misiones militares y 204 en tareas civiles, caídos en misiones en África, para darles sepultura en los Panteones de los Caídos de cada uno de los municipios del país.

Este día de Duelo Nacional, cuando toda Cuba conmemoraba el 93 aniversario de  la caída en combate de Antonio Maceo y de su ayudante Panchito Gómez Toro, en Villa Clara, al igual  que en todos municipios del país, se pusieron en marcha los cortejos fúnebres para llevar hasta su último destino a los caídos en suelo africano.

 A los Panteones de los Caídos por la Defensa en todos los territorios cubanos llegaron los restos de los combatientes internacionalistas que perdieron la vida durante los más de 13 años de presencia solidaria cubana en Angola y en otros escenarios de ayuda a pueblos hermanos, como Etiopia y Nicaragua.

Se hicieron guardias de honor y el pueblo en columnas interminables desfilaba de manera continua ante los ataúdes y los osarios de quienes lo dieron todo por la libertad de otras tierras. Este día, los cubanos en todo el caimán verde lloraba a sus mártires.

Aquella mañana parecía que el cielo también lloraba, recuerdo una pertinaz llovizna pero que no impidió que las calles fueran protagonistas de una multitud que rendía tributo a sus hijos y que desde entonces aún viven en el corazón de su pueblo.

En África, los internacionalistas cubanos fueron ejemplo de respeto a la dignidad y la soberanía. Allí se les recuerda así.

La confianza ganada por Cuba en el corazón de esos pueblos fue fruto de la intachable conducta, de aquellos cubanos a quienes aquel 7 de diciembre de 1989 se les realizaba una merecida ceremonia y sus restos se acogían en suelo patrio y que hoy a 31 años no se olvidan.

Y no por capricho de la historia es la coincidencia con la fecha de la caída en combate del General Antonio.

Es que Maceo es indudablemente uno de los más grandes héroes que ha dado la historia de Cuba, y fueron esos cubanos herederos de su estirpe de bronce, quienes años más tarde en la década del setenta del siglo pasado dejaron atrás a familiares y amigos para marchar a Angola y cambiar la historia del África Austral.

Su participación en la guerra posibilitó que Angola preservara su independencia y que Namibia la obtuviera y se pusiera fin al apartheid, naciendo así, una nueva Sudáfrica.


Eleonora María Flores Pedraza

Periodista Licenciada en Historia y Ciencias Sociales 1984, muestra interés por el periodismo y los problemas de la sociedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.