jueves, 18 abril 2024

Dispone Villa Clara de su estudio ante riesgos por epidemias

Villa Clara cuenta con un estudio pormenorizado ante enfermedades que pudieran derivar riesgos de epidemias para humanos, a partir de investigaciones que abarcan la totalidad de los consejos populares.

Se trata de más de una veintena de afecciones, según precisa el máster Luis Orlando Pichardo Moya, coordinador de Proyectos del Citma en la provincia, que presenta fundamentos acompañados de mapas con la incidencia de estas dolencias y sus factores locales.

Además de la delegación territorial de Ciencia, la subdelegación de Medio Ambiente, el Centro de Estudios y Servicios Ambientales (Cesam), se sumaron otras instituciones del Citma, la dirección de Higiene, Epidemiología y Microbiología, y la de Salud para disponer de las herramientas necesarias y enfrentar, si se hace necesario, el aumento inusual de casos de una enfermedad determinada en una población específica, como se definen las epidemias.

El estudio incluye los objetivos de peligro biológico (OPB) por municipios y escenarios de contingencias de enfermedades exóticas. Las miradas se extienden a los puntos de entrada al país, y los riegos biológicos locales que corresponden a los puertos, aeropuertos, los sitios que manipulan técnicas de laboratorio y alimentos, entre otros.

Pichardo Moya subrayó que se hicieron encuestas muy detalladas para indagar los criterios poblacionales, y si bien en algunos parámetros existen respuestas que muestran dominio, en otros no ocurre igual, al desconocerse las instituciones que pudieran resultar focos de transmisión de epidemias, por citar alguno.

«Las principales enfermedades reconocidas por la población recaen en la COVID, el dengue y el zika. Es de conocimiento popular los centros de salud a los que se debe acudir en caso de algún padecimiento infeccioso; sin embargo, no sucede lo mismo en cuanto a los niveles de su propagación, por lo que se reclama mejor orientación a los pobladores».

Los resultados fueron compartidos con los centros de gestión de riesgo, los municipios, la Defensa Civil, y las direcciones provinciales de Higiene, Epidemiología y Microbiología y de Salud.

Queda pendiente la posibilidad de mejorar la aproximación a las vulnerabilidades, porque requiere de una participación más extensa de las direcciones municipales de Higiene y llevar a parámetros el cálculo de esas vulnerabilidades como nuevo proyecto de continuidad.

Para Luis Orlando Pichardo habrá que implementar los resultados, sin obviar las medidas correctivas, a fin de disminuir el riesgo de desastre por la incidencia de estas enfermedades.

Algunas de las afecciones que se incluyen en el estudio

COVID

Intoxicaciones alimentarias

Ébola

Afecciones respiratorias

Fiebre aviar

Tuberculosis

Leptospirosis

Paludismo

Dengue

Botulismo

Enterotoxina


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *