martes, 21 septiembre 2021

A mis 70 años de vida, todavía soy útil

Amar la carrera de Licenciatura en Cultura Física y desarrollarla con disciplina y responsabilidad es lo inculcado a sus alumnos por Julio Antonio García González, quien, entre tantas distinciones, guarda con celo aquella de haber sido el mejor profesor de educación física del país, cuando el INDER reconoce por primera vez esta categoría.

Con 70 años vividos, Julio Antonio García González, irradia la misma emoción que lo llevó a convertirse en el mejor profesor de Educación Física del país en el año 2000, cuando, por primera vez, se reconoce esta categoría por el Instituto Nacional del Deporte y la Recreación Física, (INDER). Para entonces, Yuyo, como se le conoce en Camajuaní, ya había logrado revolucionar el deporte en la escuela rural Juan Francisco Aro, de Vega Alta, una de las comunidades más distantes del casco urbano del municipio.

Yuyo afirma categóricamente que, en los 36 años de labor en esta escuela de casos sociales, logró todos sus sueños. Allí montó una instalación deportiva rústica con la colaboración de los padres, la familia y los alumnos, que tenía baloncesto, voleibol, fútbol, cajón de salto, recorrido de obstáculos, gimnasia, y además logró palpables resultados en todos los eventos realizados en el territorio.

La perseverancia en el trabajo con el alumnado en virtud de elevar el nivel de eficiencia física de cada uno de ellos, lo hizo merecedor de disímiles distinciones y premios, entre los que se destacan el «Premio Especial del Ministro» y los «Zapaticos de Rosa», además de otras medallas del sector y el inmenso privilegio de integrar la Delegación de la Dignidad que acompañó al equipo de nuestro país en el Encuentro de Béisbol entre Cuba y Estados Unidos el 3 de mayo de 1999.

Un momento impresionante, según nos cuenta Yuyo, porque a Fidel asistió a despedir a la Delegación; Yuyo recuerda con nostalgia cómo el líder de la revolución cubana le extendió la mano en un gesto de buena suerte, y el acto quedó atrapado en una instantánea que, hasta hoy, constituye su mayor orgullo.

yuyo 2
Enmarcada y en un lugar privilegiado de su hogar, Yuyo guarda con celo la foto con Fidel que tanto orgullo le proporciona.

Actualmente, Julio Antonio es un jubilado reincorporado; se desempeña como profesor en la Escuela de Profesores de Educación Física del municipio, oportunidad para continuar realizando sueños y seguir inculcando a sus alumnos amor por la carrera.


Marelys Díaz Guerra

Periodista Licenciada en Bibliotecología 1989 por la UH, busca las historias relevantes de Camajuaní y las lleva a la pantalla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.