sábado, 23 octubre 2021

Una celebración en casa

Cada tercer domingo de junio en Cuba se celebra el Día de los Padres, una fecha para darles el amor que merecen. Fiestas y paseos se juntan a regalos y tarjetas para homenajear a la figura paterna de cada hogar. Este año será diferente.
Foto: Cortesía Fernando Chinea

Aun cuando el Día de los Padres surge en los Estados Unidos el 19 de junio de 1909 como iniciativa de Sonora Smart para homenajear a su papá, veterano de la Guerra Civil, pronto esta festividad se extiende a la mayoría del continente americano.

La fecha cambia de acuerdo a los diferentes países. En Cuba, desde 1938, cada tercer domingo de junio se celebra el Día de los Padres por iniciativa de la escritora y artista Dulce María Borrero.

Nuestra celebración valida el cariño y la dedicación de los hijos a sus padres, cuya expresión social va más allá de familia y de los acostumbrados regalos. Es una fecha para darles el amor que merecen. Fiestas y paseos se juntan a regalos y tarjetas para homenajear a la figura paterna de cada hogar.

Amigos y familiares acostumbran, en muchos casos, a celebrar con grandes festividades que va desde una simple comida hasta juntarse en grupos para la ingestión de bebidas alcohólicas. Cervezas, ron y disimiles bebidas forman parte del homenaje.

Sin embargo, este año la celebración será diferente. La COVID-19 nos obliga a mantener la distancia física. No dejará de ser una fecha para reconocer a quienes, desde su posición paterna, aman a sus hijos, pero debe ser en casa alejado de contactos de muchas personas. Sólo así muchas otras fechas podremos celebrar. 


Eleonora María Flores Pedraza

Periodista Licenciada en Historia y Ciencias Sociales 1984, muestra interés por el periodismo y los problemas de la sociedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.