domingo, 1 agosto 2021

¿Realmente queremos tener jardinería urbana?

Apenas somos conscientes de que la vida en el planeta depende de un milagroso fenómeno: la fotosíntesis, durante la cual los árboles adquieren dióxido de carbono y entregan el oxígeno que respiramos. La desaparición de la cobertura vegetal también resulta un problema cotidiano con nefastas consecuencias.
Momentos de la tala de un arbol en el Instituto Superior de Ciencias Médicas de Villa Clara marzo 2021..
Momentos de la tala de un arbol en el Instituto Superior de Ciencias Médicas de Villa Clara marzo 2021.

Es algo conocido que el concreto, el asfalto y la geometría de calles e inmuebles crean un microclima de elevadas temperaturas en las ciudades, algo que afecta desde la ecología, la salud, hasta los consumos energéticos por concepto de climatización. De esta realidad no escapan los ecosistemas urbanos en los que viven millones de personas de todo el mundo, incluido Cuba.

Nuestra realidad en estos asuntos  fue investigada por expertos de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Central de Las Villas y divulgada por Telecubanacán hace algún tiempo.

Un estudio que analizó la problemática que presenta Santa Clara, arrojó que los vientos que llegan al centro de la ciudad donde se contabiliza la mayor concentración de habitantes, comercios y centros de trabajo atraviesan antes los estacionamientos alrededor del estadio Augusto César Sandino donde absorben las altas temperaturas que prevalecen en el área.

La zona ha perdido su confort térmico producto de la desaparición de su cobertura vegetal por diferentes motivos. Desde eventos meteorológicos extremos, hasta la desaparición natural de ejemplares y no ha sido reforestada nuevamente, también ha decrecido el área dedicada a la vegetación que ha sido recubierta con asfalto o concreto por  desatinos e improvisaciones de todo tipo

La revisión halló igualmente problemas con la repoblación de los árboles que han muerto en todas las avenidas de la ciudad; un punto aparte merece las podas periódicas a las que muchas de estas plantas son sometidas para evitar que sus ramas dañen cables energizados y líneas telefónicas

Un funcionario de Comunales, entidad que atiende estos temas, me aseguró en aquellos momentos que persistían muchas dificultades con el manejo de la jardinería urbana.

Apenas somos conscientes de que la vida en el planeta depende de un milagroso fenómeno: la fotosíntesis, durante la cual los árboles adquieren dióxido de carbono y entregan el oxígeno que respiramos.

El alimento de los árboles se produce en la copa, en su follaje, en las hojas, por eso se debe mantener intacta esta área de la planta tratando de no mutilarla o dañarla. Al quitar hojas, al mutilar, al desmochar, estamos haciendo un gran daño a estos organismos. Los biólogos nos enseñan que pierden la capacidad de producir su alimento, tampoco pueden generar oxígeno, los dejamos indefensos ante los rayos solares y entonces comienza una lenta muerte por asfixia y hambre que culmina cuando son quemados por el sol.

Esta es la complicada realidad que la mayor parte de los citadinos no comprenden, y solo perciben que los árboles desaparecen de calles, parques y avenidas y nadie se ocupa y preocupa por llenar nuevamente esos espacios vacíos. Sobre el tema de las podas, este controvertido y complicado asunto, regresaré en una nueva entrega.


Arnaldo Díaz Jiménez

Director de Televisión en Telecubanacán Graduado de Lenguas Extranjeras 1987 se interesa por el desarrollo científico y medioambiental. Es Realizador del Programa de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.