jueves, 5 agosto 2021

Además del hombro, apueste por su cuota de responsabilidad

La inmunización a la COVID- 19 demora en Cuba y en el mundo unos cuantos meses aun, nuestra prudencia y nuestro juicio en el cumplimiento de las medidas sanitarias establecidas siguen siendo hoy las únicas armas para combatir a la pandemia y esto lo han dicho en múltiples ocasiones por todos los medios de difusión masiva los médicos, los científicos y los gobernantes.
Santa Clara bajo los efectos del Covid-19. Si te quedas en casa, te salvas y nos salvas.
Santa Clara bajo los efectos del Covid-19. Si te quedas en casa, te salvas y nos salvas.

Hace más de un año escucho los mismos consejos: use correctamente la mascarilla, mantenga el distanciamiento físico, lávese las manos sistemáticamente, quédese en casa; y a las personas aún hay que repetírselas a cada instante. A mi criterio al principio de la llegada de la COVID a Cuba la percepción del riesgo era mayor, y todos eran más disciplinados, escuchaban y actuaban a favor de las recomendaciones.

Cuando se hablaban de cifras de cientos de contagiados la preocupación y hasta el miedo invadía a todos. Aterraba las cintas amarillas, las cuarentenas establecidas, el cierre de centros laborales y el resto de las medidas que se tomaban por la dirección del país y por los expertos de salud. Hoy no parece que asusten.

Hace varios días que en Cuba los contagios superan las mil personas y a mi criterio no estamos haciendo bien las cosas, y tenemos que repensar nuestra actuación frente a la pandemia, porque se la dejamos al Ministerio de salud y a las direcciones de gobierno a todas las instancias. Parece que solo ellos tienen que enfrentarla y curar a quienes se enferman.

¿Y dónde está lo que nos toca a nosotros como seres humanos y responsables de nuestra salud? 

Una amiga me decía el domingo por teléfono que ya estaba cansada y estresada con el encierro, que no visitaba ni a sus hermanas para evitar el contagio y la propagación. Y le di la razón en ambas cosas. También yo estoy estresada y tampoco visito a mi familia, pero es para bien de todos.

Me gustaría además de visitar a mis seres queridos, ir al parque, a un restaurante, a un centro de recreación, pero lo mejor para todos es quedarse en casa, le reiteré, y eso hago.

Si cada quien sale de su hogar a hacer visitas, entonces incumplimos las medidas de seguridad y sería peor, aunque sé que hay una cuota de personas que nunca se ha quedado en casa, y sin necesidad salen a diario.

En mi caso, además de realizar el teletrabajo que me corresponde, busco alternativas para entretenerme porque siempre hay tareas domésticas pendientes; también un buen libro es una compañía, una película, un programa de la tele, en fin. En este mismo medio he dado recomendaciones que me parecen aplicables para combatir el encierro. Se me ocurre la siembra de especies en macetas y su cuidado.

Volviendo al tema de la responsabilidad para evitar el contagio con la COVID, no niego el miedo que tengo a enfermar, pero si todo el que se queda en casa es por miedo, aplaudo ese sentimiento que me lleva a ser responsable y llamo a que Ud. también lo sea. Solo así serán eficaces las medidas que se toman para contrarrestar el contagio

Cuba hoy cuenta cifras nunca antes experimentadas de contagios, La Habana, Granma, Matanzas, figuran entre las provincias de mayor riesgo. Para mí son cifras alarmantes. Me apena que en cada conferencia el doctor Francisco Durán García, Director Nacional de Epidemiología, llame a la cordura y a la prudencia, que la dirección del país y de los territorios apliquen medidas cada vez más severas y que la población hasta las viole y el contagio se multiplique.

En la revista del mediodía de Telecubanacán, a través de la intervención del periodista Yunier Sifonte, citando la situación de Villa Clara, escuché la entrevista a la directora provincial de salud Gretza Sánchez Padrón en la reunión del Consejo de Defensa del territorio y refería el incremento de casos en los últimos días y las indisciplinas que lo ocasionaron. Reseñaba además que en algunos casos de contagios no se identifica la fuente de infección, ni a todos los contactos asociados al positivo.

La irregularidad con las pesquisas, fundamentalmente la institucional, se está dando – continuaba Gretza – está bajando la percepción de riesgo, y esto nos lleva al incremento de casos que no podemos permitir, acotó la directora provincial de salud villaclareña.

A mi juicio parece que ya la población se confió en las vacunas que están en su fase III de aplicación en dos provincias del país y no se da cuenta que además poner el brazo, tenemos que poner una cuota de responsabilidad en nuestro accionar cotidiano, aun después de vacunados, y esto no es un secreto para nadie.

La inmunización a la COVID- 19 demora en Cuba y en el mundo unos cuantos meses aun, nuestra prudencia y nuestro juicio en el cumplimiento de las medidas sanitarias establecidas siguen siendo hoy las únicas armas para combatir a la pandemia y esto lo han dicho en múltiples ocasiones por todos los medios de difusión masiva los médicos, los científicos y los gobernantes.

Lo repiten sin cansancio los periodistas y todo el personal encargado de la difusión masiva, y continúan las conductas negligentes e irresponsables haciendo de las suyas, y permitiendo que la COVID silenciosa y brutal se lleve a los más vulnerables, y la vida ha demostrado que es cualquier persona y a cualquier edad. Por eso reitero: ¡Quédese en casa, por favor!


Eleonora María Flores Pedraza

Periodista Licenciada en Historia y Ciencias Sociales 1984, muestra interés por el periodismo y los problemas de la sociedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.