Lun, 1 marzo 2021

Mis principios

Creo que la Cuba mejor que hay que construir debe ser aquella que contenga por igual, en armonía, a los revolucionarios y a los que piensan diferente, pero no a los que negocian la soberanía ni le hacen el juego a un poder extranjero para dañar a mi país. Ha costado demasiada sangre ser libres.

Como lo que se usa en estos días es hacer una declaración de principios, puesto que al parecer eso es lo que estamos negociando, voy a dejar claros los míos:

Soy revolucionario, comunista, fidelista, martiano y guevariano. Admiro y amo profundamente la historia de mi país y me duele todo lo que pasa como al que más.

Creo que la batalla que hay que dar es de ideas, por eso no ofendo ni dialogo con las ofensas.

Creo que la Cuba mejor que hay que construir debe ser aquella que contenga por igual, en armonía, a los revolucionarios y a los que piensan diferente, pero no a los que negocian la soberanía ni le hacen el juego a un poder extranjero para dañar a mi país. Ha costado demasiada sangre ser libres.

Me emping… tremendamente que usen a Martí para dañar a la Patria y para tergiversar sus ideales.

Me molesta todo lo que está mal, las chapucerías, las dobles morales, las injusticias, pero sé que el proyecto de país que defiendo es más grande que eso, está por encima de los pequeños egoísmo y los egos.

Estoy del lado de la Revolución y todo lo crítico que pueda ser lo soy desde acá.

Trabajo todos los días, desde donde puedo y me toca, por hacer de mi país lo que quiero que sea.

Al que no le guste como pienso que me bloquee o me ignore. No negocio mis principios y, de todas formas, creo que he aceptado demasiada gente en FB que no conozco.

¡Buenas noches amigos y enemigos!


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.