jueves, 29 julio 2021

Lo que nos toca en el 2020

El 2020 será para los cubanos y en especial para los villaclareños un año de grandes compromisos donde será vital la conciencia colectica y la responsabilidad de todos.

Siempre que inicia un año cada quien realiza un balance de los logros  e insatisfacciones  y sobre esa  base traza las  nuevas  metas .

Haciendo un breve recuento, el 2019 fue  para los cubanos un año  importante, más  cuando estuvo marcado por el crudo y bestial  recrudecimiento del bloqueo económico. Fueron perceptibles los avances en el programa de la vivienda, en el transporte y en la informatización de la sociedad. Se logró la aprobación de la nueva  Constitución  de la República  de Cuba, se incrementó el salario en el sector  presupuestado y se reajustó la economía del país ante la llamada  situación coyuntural  a partir del mes de septiembre.

Sin embargo, el 2020 -un año que augura  ser económicamente  muy difícil y también  signado por el odio visceral del gobierno de Trump-,  reclamará  de un mayor apoyo y compromiso de los cubanos.

Habrá  que resolver definitivamente asuntos  pendientes  como  el pesimismo, el negativismo  y la apatía que tanto daño hacen a los colectivos  laborales. El entusiasmo laboral, la responsabilidad, el ahorro energético, la productividad, la calidad y el compromiso tendrán que ser palabras de orden para  lograr una economía  eficiente.

Asimismo la morosidad  en la toma  de decisiones, la falta de sistematicidad en asuntos  sensibles a la población, la demagogia, las chapucerías  y las  vulgaridades  tienen que  ser desterradas  del accionar  de  algunos funcionarios estatales  y de la  población, si de verdad queremos  una Cuba  culta y próspera.

Un aparte hay que  hacer este 2020 cuando se hable de la ética  profesional, aspecto lacerado  en nuestra sociedad  a causa  de las limitaciones económicas  y la desmotivación laboral . Y es que  hacer  bien lo que me toca  a cambio de una prebenda, se ha convertido en una  práctica  cotidiana  en cualquier  escenario  que deja  sin amparo a los cubanos de a pie, y da  mucho de qué hablar

La corrupción, el robo, las ilegalidades  y las indisciplinas  sociales tendrán que  ser bien acorraladas  en este año cuando el país no puede darse el lujo de despilfarrar  recursos. En este sentido la mano de la ley  no podrá  temblar  con quienes intenten empañar u obstaculizar  el avance  del proyecto social cubano.

Para  lograr esa Cuba  que todos queremos  se requiere  del esfuerzo  y la cooperación de todos, se requiere  de un fortalecimiento ideológico  donde la confrontación y el dialogo colectivo sea expresión de una  auténtica  democracia.

La Cuba  del 2020 necesariamente requiere pensarla con el corazón,  demanda de la histórica  y firme unidad de los cubanos.


Belkis Vidal Ramos

Periodista Licenciada en Historia y Marxismo por la UCP de Sancti Spíritus en 1993. Periodista de profesión y pasión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.