Lun, 26 julio 2021

Las nuevas medidas económicas: un hecho de acción y pensamiento

Una transformación semejante toca lo mismo las grandes tribunas públicas que los sistemas de enseñanza, lo que se conversa en el receso laboral o el diálogo de esquina en el barrio.

Concluye el programa que estuvimos contemplando en familia, la atención comienza a ser dispersada según las actividades e intereses de cada uno; pronto será el momento de la telenovela, alguna película quizás, la lectura de un libro, caminar un poco o hablar por teléfono. Es el dibujo de cualquier día más o menos «normal», pero me gustaría introducir un detalle diferente: apenas terminado el programa televisivo que veíamos, empieza el intercambio, el debate, el flujo de ideas, la sana discusión familiar de los asuntos de importancia nacional.


El programa del que hablo es la edición de este 16 de julio de la Mesa Redonda, donde –con la presencia de varias personalidades de la dirección del país– fue presentado un conjunto de medidas concebidas para enfrentar las actuales condiciones de la economía nacional y, sobre todo, dinamizarla. Una manera de entender la necesidad de estas es recordando que fueron varios los momentos en los cuales, durante la emisión, fue mencionada la actual pandemia de la covid-19, en particular atendiendo a su articulación como problemática internacional que afecta a la economía global y que –desde tal ángulo– de modo inevitable impacta en Cuba; junto con ello, también fueron varios los momentos en los que la pandemia fue unificada, como su telón de fondo, al endurecimiento del bloqueo contra la Isla, en todas sus variedades de acoso y persecución.

Mientras que, de esta manera, los cambios parecerían tan solo obedecer a condicionantes externas, el desafío de pensamiento es comprenderlos como momentos de una transformación mayor; así, tanto la pandemia como el bloqueo mismo, operan como «activadores» de una serie de replanteos en el interior del socialismo cubano, un hecho de crisis/crecimiento orientado al fortalecimiento de la economía, la defensa de la soberanía y la exploración de caminos hacia el desarrollo.


Creación de empresas pequeñas y medianas (en los sectores estatal y no estatal), capacidad exportadora e importadora de los anteriores actores, concepción de sistemas de estímulos para quienes demuestren capacidad exportadora, impulso a la inversión extranjera directa en la agricultura (con beneficios acompañantes), introducción de concepciones sobre competitividad son parte de un lenguaje cuyo complemento deben ser: el control, la continua superación de cuadros y decisores, así como el despliegue de una política nacional de atención y estímulo a la creatividad y la innovación, entre otras prácticas.

Una transformación semejante toca lo mismo las grandes tribunas públicas que los sistemas de enseñanza, lo que se conversa en el receso laboral o el diálogo de esquina en el barrio. Intercambiar sobre las medidas, discutirlas, imaginar el alcance de estas y otras transformaciones posibles para la supervivencia y fortalecimiento del país, es ya ser parte consciente del proceso.

Nuevas medidas económicas a implementar

Nos centraremos en la producción de alimentos, en la soberanía alimentaria y nutricional, que lleva importantes transformaciones.
Reordenamiento del comercio interior.
Fortalecimiento de la empresa estatal socialista, donde lo primero que hay que priorizar son las 33 medidas ya aprobadas para lograr mayor autonomía en su gestión.


Transformación del entorno monetario en que opera la inversión extranjera.


Modificación del sistema de distribución de divisas en la economía.


Participación de la industria nacional como principal proveedor de bienes y servicios que demanda la economía.


Incremento y diversificación de las exportaciones, incluyendo la exportación de todas las formas de gestión, a través de empresas estatales de Comercio Exterior.


Perfeccionamiento del trabajo del sector no estatal, con prioridad inmediata en la ampliación del trabajo por cuenta propia, de quitarle trabas.


Eliminación del gravamen a la compra de dólares.


Vías y mecanismos para la canalización de las remesas en función del desarrollo económico y social.Diseño e implementación de incentivos fiscales para los exportadores.


Diseño e implementación del mercado de deuda pública con participación de diversos sectores.


Se darán los resultados de los últimos análisis para completar toda la envergadura que abarca la Tarea de unificación monetaria y cambiaria, para aprobarla en el menor tiempo posible, y también implementarla, cuando esté aprobada.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.