viernes, 3 diciembre 2021

La otra pandemia: «Horrocerebrovirus»…

En tiempos de COVID-19, con el elevado uso de las redes sociales, ha estallado otra verdadera "pandemia", de la cual si lleváramos estadísticas, superaría ampliamente al número de casos ocasionados por el virus SARCOV-2.

Se trata de la por mí bautizada como «Horrocerebrovirus», relacionada con la tendencia creciente, casi convertida  en «moda», a violar las reglas ortográficas y las normas de redacción, utilizando incorrectamente el idioma español, precisamente uno de los más ricos del Mundo…

 La llamamos «Horro», porque no son precisamente errores los que se cometen… Dan Horror!!!

 Cerebro: porque están relacionadas con el mal empleo de ese preciado órgano que simboliza la inteligencia humana… y Virus, porque se ha extendido como una plaga que azota ya a millones de hispanoparlantes tanto en las redes como en la vida cotidiana, dando una imagen de falta de educación e incultura…

  Frecuente es encontrar en mensajes por Internet ejemplos como éstos:

– «Esta persona tiene canser … su deseo esque su foto fuera compartida en un grupo vendiciones MUCHAS FELICIDADES (¿?)»

(Aparte de los errores ortográficos también hay que felicitar a una persona con Cáncer o a los que la bendigan?).

– «Esta jente (los mecánicos de motos) no sabe ni donde estan parado ban a cojer candela»

(Además de los errores y la falta de concordancia, se denota un lenguaje chabacano, que lamentablemente toman como paradigma muchos seguidores).

– «Que barbarida nuca me pude himajinar que el hinjenicohiba a ser hun tesoro»

(Casi casi hay que buscar un traductor para entender).

– «A recojerce. K yego» (¿?)

– «E echo»…

(Todavía no los entiendo muy bien).

– «Cada ves que él cantava “Cuando yora mi guitarra” lloyorabatanvien»…

(Comentario sin comentarios…).

– «Hay alludelo por favor»…

(Ayúden a todos los que así escriben¡¡¡).

 El asunto se pone más serio cuando frecuentamos algún sitio de compra-ventas, donde no sólo también escasean los acentos y otros signos… Se escriben barbaridades:

– «La moto es nueba (…) asiendo mas de 60 klm por carga

Halgo diferente O se negosea Se vende o se ase negocio»

– «Biene con todo Y se ase negosio, se recoje prendas tambien por debajo del presio».

– «Se vende Holla arrocera»…

(Al lado estaba la foto de la  caja donde decía: Olla arrocera).

– «Bendopiesas para intalacionesidraulicas».

Además de la B por V, S por Z, sin acentuar…

otra más con la H, pero al revés del ejemplo anterior: «idraulicas».

(El mal uso de la H, se está haciendo viral).

– «Vendo las mejores banketas con un presio súper bueno el trasporte incluido asta su casa».

– «No ce vende la concervo,ce llama chucha»

A ese anuncio alguien agregó el siguiente comentario: «Oye chuncho en que escuela tu estudiaste?».

(Para colmo, el maestro tampoco acentuó TÚ).

– «Vendo casa dos cuartos grande .sala .cosina.baño. Terrassa serrada».

Miles de ejemplos como los citados, o peores,  se aprecian igualmente en carteles que encontramos en nuestra cotidianidad:

– «Por favor: No avrir los libros»…

(Nada más y nada menos que en una biblioteca de una escuela).

– «Alumbrado pubico»

(Si le ponen así un acento, es otra cosa¡).

– «Se bendeSevoya» ( Por cebolla).

– «Mi esuelita: No saves leer ni escribir: clases de regularización».

(Te aconsejo que no vayas a esa escuelita de latinoamérica).

– «Proivido votar basura».

Los programas de corrección ortográficos en los celulares y en las computadoras han empeorado las cosas, porque muchos se confían en ellos y ni atienden cómo escriben, mientras otros, como los casos que hemos visto aquí, hacen caso omiso de ellos y hasta redactan en mayúsculas para obviar los acentos.

Nadie piensa que hasta una coma resulta importante en el idioma.

Cuentan que durante una Guerra llegó una nota mal redactada y ambivalente sobre el futuro de un prisionero: «Matadlo no dejadlo vivo»…

Algunos empezaron a buscar el sentido del mensaje y señalaron: «Matadlo no, dejadlo vivo»…  Otros se opusieron y supusieron: «Matadlo, no dejadlo vivo».

Al pobre prisionero lo mataron con todo sadismo… y resultó que era inocente, y por demás, familiar del que envió la controvertida «notica».

  Volviendo al presente y a la realidad…

 Pasmoso es que existe un top sobre 5 reguetoneros cubanos que son famosos por escribir con faltas de ortografía en las redes sociales, aparte de sus chabacanerías en la letra de sus «creaciones»…

De ellos, algunos son bien famosos en la Isla como Jacob Forever, El kamel, y El Kokito… ( Letemez  a esta versión…  Me he buerto un rompecorazones por tus mojones…) El negrito: darte un veso… Mi FB nuevo… Los que me quieren positivamente…) y El taiger( Bueno hasta el nombre se lo puso mal): «estube lejos….asen favor… no nesecito ningún…»

Sin embargo… Son paradigmas…

Planteaba un artículo que leí recientemente: el idioma español tienen cerca de 300 mil palabras.

En el libro Don Quijote, Miguel de Cervantes utilizó  22 939 palabras diferentes… 

En una conversación  entre dos profesionales pensionados se usan más de 3 200 palabras…

La mayoría de los jóvenes de la actual generación se comunican con 300 palabras (de ellas 78 son groserías y muchas veces mal escritas), y con 37 emoticones…

 Cuando alguien escribe mal, o con faltas de ortografía, pierde imagen, prestigio y credibilidad…

 Según un estudio de la Universidad de Michigan, de cuya veracidad dudo, las personas que al leer un texto se dan cuenta de errores gramaticales y los critican, son poco agradables y tolerantes, mientras las que son capaces de detectar errores ortográficos son personas introvertidas y desconfían de la gente que escribe mal… 

 En contrapartida, la propia publicación señala que las personas extrovertidas pasaban por alto todos esos errores…

 No puedo ni imaginar que alguien elabore una teoría especial para “justificar” a aquellos que cada día “asesinan” al idioma. 

 Si fuera cierto, entonces me inclino a pensar que el autor o colectivo de autores son de aquellos que incurren desmedidamente en tales fallas.

Por mi parte, me considero intolerante al ver cómo proliferan cada día los Horrores, no Errores, especialmente  en las redes sociales…

Es hora de que alguien ponga coto a esa dañina pandemia, posiblemente más difícil de erradicar que el propio COVID-19.

 Internet se ha convertido en uno de los principales medios de enseñanza… Nunca antes se publicaron faltas de ortografía en libros ni otros, exceptuando alguna errata.

¿Continuaremos deformando a nuestros hijos y destruyendo el idioma español?


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


4 comentarios

  1. Cuídese que eso llegó para quedarse y no hay quien, en el intento de arreglarlo, quede sin males colaterales. Hay algo que la familia, los buenos ciudadanos y dirigentes ya no pueden controlar y es la influencia de la "moda mundial de las malas costumbres" que se propaga a través de internet disfrazada de "derechos omitidos" a esos personajes que usted describe muy bien y que, según ellos, deben ser cumplidos "para ayer" aunque sea algo sin sentido alguno y lo triste es que lo asumen todos los que en la comunidad se deben encargar de llevar por el buen camino a nuestros hijos y nietos (incluyendo a los de ellos).

    Disculpe la ortografía y la redacción de un viejito con alzheimer que no estan en sintonía con las últimas normas de redacción y ortografía.

  2. Excelente reflexión, hace tiempo que estoy viendo por doquier todo tipo de faltas de ortografía, en ocasiones he llamado la atención a los responsables para que rectifiquen pero es como una avalancha. Necesitamos más artículos como este en todos los medios a ver si la gente va tomando conciencia. La mejor vía para contrarrestarlo es con la lectura de un libro, del periódico diariamente, entre otras publicaciones, pero es lo que los jóvenes menos hacen.

  3. Muy bueno el artículo, solo tengo que decir que la nota del Pricionero decía así: "Matadlo, no dejadlo vivo" cuando en verdad era: "Matadlo no, dejadlo vivo" por solo una coma colocada en el lugar que no le correspondía mataron al inocente. Y es muy cierto lo que dices de los correctores, yo me incomodo en ocasiones con el de mi móvil porque pone cosas que no son las que quiero escribir. Por eso reviso mis textos antes de enviarlos. Un saludo desde Las Tunas

  4. Hacía falta hace muchísimo tiempo un artículo como éste. Cosas como esos horrores ortográficos se ven muy feo. Así como estas personas escriben, yo he visto a varias haciendo lo mismo al lado mío, yo los corrijo pero ellos me dicen: bah! no estoy para borrar y volver a escribir! O sea, que muchos de ellos escriben así por pura pereza. Bueno, eso espero.