miércoles, 4 agosto 2021

En Mendel suelo pensar…

Hace algún tiempo recuerdo que Google lució uno de sus doodles dedicado a Mendel, aquel investigador que utilizando guisantes fundó las bases de la genética actual. En el mundo florece una fiebre de estudios de ADN para hallar ancestros y así se han emparentado hermanos, padres, madres e hijos y hasta la policía ha podido resolver casos archivados al empatar las evidencias con familiares y seguir el rastro de esas minúsculas partículas que nos hacen únicos.

En Mendel suelo pensar cada vez que en mis cortas visitas a la Habana hago un tiempo para visitar un muro en La Habana Vieja que me resulta entrañable. Se encuentra ubicado frente a la fachada del palacio del Marqués de Arcos, que fue sede del Liceo Artístico y Literario de La Habana hacia 1844

Trato de ir al lugar en el recogimiento de la noche, para contemplar un fresco de la historia de mi país y mirando esas imágenes intuir las relaciones entre muchos de estos personajes, hacerme preguntas e investigar

Allí se encuentran a cuerpo entero y en un color sepia muchos de los graduados ilustres de un centro educativo que modeló la historia de nuestro país: Carlos Manuel de Céspedes, Gertrudis Gómez de Avellaneda, el Obispo Espada, la Condesa de Merlín, Brindis de Salas y el poeta Plácido entre otros hasta completar el medio centenar.

Muchos de ellos eran hijos directos de españoles que quisieron algo diferente para esta isla e intento imaginarme como debieron ser de complicadas sus relaciones con la madre patria en ese convulso siglo XIX.

En mi caso vivo perseguido por los genes heredados de mis ancestros españoles que se expresan en mi piel, cara y cuerpo. Algunas personas me han querido vender periódicos en Euros y he tenido que soportar el asedio de toda suerte de buscavidas y hasta de mujeres.

No me agrada determinada prensa que le ha sacado lasca al deseo de algunos cubanos de volver a sus raíces, o al menos gozar de las bondades que tiene poseer un pasaporte comunitario con el propósito de emigrar, trabajar y un largo etcétera.

Nunca cambiaré mi nacionalidad por otra. He estado fuera de Cuba y regresado por mis propios pies a mi ciudad natal, la calle y la casa en la que vivo, aunque sienta curiosidad por esas historias escuchadas de mi abuela de aquel lejano país al otro lado del mar del que tanto heredamos. Todo es así de sencillo, aunque me favorezca Mendel en la ruleta genética y las ordenanzas creadas por los hombres.


Arnaldo Díaz Jiménez

Director de Televisión en Telecubanacán Graduado de Lenguas Extranjeras 1987 se interesa por el desarrollo científico y medioambiental. Es Realizador del Programa de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.