Lun, 26 julio 2021

El teatro: los pasos perdidos

«Pero nada de esto se ha destinado a mi, porque la única raza humana que está impedida de desligarse de las fechas es la raza de quienes hacen arte y crean nuevos testimonios tangibles en plena conciencia de lo hecho hasta hoy».Alejo Carpentier Después de leer estas palabras, comprendí la verdadera labor de un artista y el compromiso constante con su tiempo. De esta…

«Pero nada de esto se ha destinado a mi, porque la única raza humana que está impedida de desligarse de las fechas es la raza de quienes hacen arte y crean nuevos testimonios tangibles en plena conciencia de lo hecho hasta hoy».

Alejo Carpentier

Después de leer estas palabras, comprendí la verdadera labor de un artista y el compromiso constante con su tiempo. De esta forma construye igualmente su camino artístico el director del grupo Teatro Escambray, Rafael González, quien comentó en una entrevista:

«El teatro se idealiza en la representación. Desde los tiempos antiguos, la época de los griegos, el teatro constituye un género traducido a la acción con un público relacionado directamente con él».

La COVID-19 desplazó al mundo del espectáculo hacia las plataformas digitales. Muchos piensan que los pasos del actor se han perdido. En particular, el teatro abandonó los aplausos del público, sus lágrimas, sonrisas y sobre todo la magia de hacer vibrar las tablas.

«Todos los que hacemos teatro tenemos la gran insatisfacción de exponer las obras en internet, cuando realmente lo especial sucede con la multitud presencialmente. Cada vez que las personas ocupan su silla el teatro vive».

Para la mayoría de los jóvenes milenials, suenan raro nombres como la Paloma blanca o Molinos de vientos, obras teatrales del grupo Teatro Escambray que valdrían la pena representar de nuevo.En las palabras del entrevistado, quedó un fuerte llamado a la población sobre el peligro que corre la cultura en estos nuevos tiempos.

«La cultura en general no pasa por buenos momentos. Agrupaciones teatrales tan prestigiosas como el grupo de teatro Candelaria en Colombia pide ayuda a gritos para su financiación. La realidad del espectáculo es muy compleja, aunque los gobiernos amparan a las instituciones culturales y sus profesionales».

El director del grupo en el final del encuentro expresó:

«El teatro lo realiza el director en conjunto con un grupo de artistas. La obra pasa de manos del guionista al director y de este a los actores que dan forma en la acción de cada personaje. Finalmente llega al receptor teatral y este se apropia de ella».


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.