lunes, 17 junio 2024

Asuntos cerrados y deudas pendientes

Como la vida no es una novela rosa, el final de Asuntos Pendientes tampoco lo fue. Anoche, después de 80 capítulos y alrededor de seis meses, concluyó esta propuesta televisiva que logró cautivar a un público tan exigente como lo es el cubano. Un producto perfectible, por supuesto, pero que supo estar a la altura de ese listón que dejaron en alto las últimas telenovelas cubanas. Sobre Asuntos…

Como la vida no es una novela rosa, el final de Asuntos Pendientes tampoco lo fue. Anoche, después de 80 capítulos y alrededor de seis meses, concluyó esta propuesta televisiva que logró cautivar a un público tan exigente como lo es el cubano. Un producto perfectible, por supuesto, pero que supo estar a la altura de ese listón que dejaron en alto las últimas telenovelas cubanas.

Sobre Asuntos Pendientes había escrito otras veces, señalando los aspectos técnicos que no encajaban con las nuevas maneras de concebir la televisión como los planos estáticos y reiterativos, cambios bruscos de secuencia, poca iluminación en espacios cerrados, repeticiones innecesarias de escenas, otras largas en exceso, o el descuido con el trabajo con la fotografía. No obstante, aclaraba entonces —cuando la mitad del argumento aún estaba virgen—que esos aspectos se diluían en el transcurso de la trama.

Hormigón puede ser cualquier centro de trabajo en Cuba. Los personajes son seres humanos que se equivocan, se reinventan, con desafíos, aspiraciones y problemas personales. Así como Rebeca, José Manuel, Urbano, Bruno… son la mayoría que llevan las riendas en cualquier centro laboral, y de ese entorno donde convivían los roles protagónicos se derivaron el resto de los conflictos.

Todas las temáticas fueron tratadas desde el guión sin didactismo a partir de líneas dramáticas coherentes y creíbles. Quizás, que el televidente se vea reflejado en pantalla, fue uno de los mayores atractivos de esta telenovela reflejo de una sociedad donde hay abandono, celos profesionales, intrigas, traición, frustraciones pero también segundas oportunidades, tesón y ganas de transformar la realidad en la que vives.

Desde el guión y la dirección —a cargo de Felo Ruiz y Tamara Castellanos — se hizo un cuidadoso trabajo con el desarrollo de cada uno de los personajes, principalmente José Manuel, Cosme, Gerardo y Bruno (unos crecieron y los otros decayeron en esa lucha interna entre el bien y el mal).

Por otro lado, hay que destacar el plus que le aportó la sapienza y calidad histriónica de Teherán Aguilar, Fernando Hechevarría, Daisy Quintana, Jorge Luis López o Gina Caro, por ejemplo. Aplausos para el trabajo de los más jóvenes como Yass Beltrán, Flora Borrego y Yasmany Guerrero.

La rápida solución de los conflictos, los giros inesperados y los cierres de cada capítulo fueron también elementos cruciales en ese éxito. La banda sonora, como acompañante de la trama, le dió a la novela un sello propio

Antes de finalizar, hay que hablar de la despedida-homenaje a Manuel Porto y, por consiguiente, a todos los trabajadores de la construcción, quienes también se merecían ser los protagonistas de un audiovisual cubano.

Terminó la telenovela de turno y muchos asuntos quedaron pendientes. El éxito no puede ser el que opaque una realidad en la que los productos cubanos no tienen la calidad requerida para competir con otras propuestas que el público consume. Más allá de las carencias tecnológicas, falta también una mirada proactiva y creativa de los que hoy participan en el proceso de producción de un material de este tipo.

El de anoche no fue este el típico final donde todos son felices y comen perdices, pero si fue un cierre real, apegado a una sociedad a la que también le quedan asuntos pendientes, donde muchas mujeres tienen que lidiar con el acoso o son menospreciadas en ambientes hostiles, donde se mira con recelo a aquellos que quieren reinsertarse en la sociedad, o existen traiciones, reencuentros, decisiones erróneas, segundas oportunidades.

La vida es eso, una montaña rusa, un vaivén lleno de emociones y asuntos pendientes.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *