Vie, 23 julio 2021

Unir lo útil a lo bello

Hace unos meses en un comentario, referí que varias ideas brotan de cada mujer que desea ver su casa bella sin necesidad de recargarla con adornos nuevos y costosos. Reciclamos y volvemos a utilizar materiales sin necesidad de gastos adicionales, aun cuando vivimos tiempos en que todo tiene un precio.

También comentaba que en tiempos en que la COVID-19 obliga a estar en casa, incluso las que asisten al trabajo, están la mayor parte del tiempo en sus hogares luego de la jornada laboral, un tiempo en el que podemos hacer adornos con materiales textiles, plástico u otros reciclados y evitamos que vallan al vertedero y cuidamos de nuestros bolsillos. Pero la siembra de plantas siempre es mi predilección.

En mi comentario sugería utilizar las plantas como objeto ornamental para cualquier habitación de nuestras casas. Lucen bellas en cualquier espacio, además de ser beneficiosas para la salud. Especiales para balcones, portales y también dentro de los hogares.

En mi experiencia de tantos meses de confinamiento en relación a la siembra de plantas, sugiero no solo aquellas netamente ornamentales. La siembra de plantas medicinales y hasta aquellas que utilizamos como condimento, me han dado resultado. Hoy macetas y espacios de tierra de mi pequeño patio exhiben esas plantas y para satisfacción personal, ya se ven los resultados.

Hace un tiempo había visto en otros hogares de amistades, canteros y macetas con ajo puerro, cebollinos y otros, mi curiosidad me animaba a repetir la idea, pero realmente no la materialicé hasta estos momentos que estoy en casa.

Ají cachucha, como le decimos en Cuba, manzanilla, limón, orégano, novatropin, caña santa, hierba buena son algunas de las que ya exhibo en mi hogar y pronto las veré frondosas y listas para el consumo.

Poco a poco iré incrementando esta idea que además de solucionar cualquier enfermedad común, adorna. Dígase unir lo útil con lo bello, esa es la idea. Recuerde que cualquier planta que tengamos en casa decora con elegancia nuestro hogar, nos anima y ayudan a mejorar la calidad de vida de todos los miembros de la familia.

Sus efectos psicológicos reducen el estrés, entretienen, relajan. Pruebe y verá que es una iniciativa fantástica. También oxigenan el ambiente con un efecto relajante; su color y su belleza dan una sensación de tranquilidad y positivismo. Mejoran la salud del aire que respiramos, purifican y revitalizan el ambiente y actúan como pantalla frente a los ruidos exteriores e interiores.


Eleonora María Flores Pedraza

Periodista Licenciada en Historia y Ciencias Sociales 1984, muestra interés por el periodismo y los problemas de la sociedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.