miércoles, 28 julio 2021

El amor que le profesamos va más allá de alimentarlos

La necesidad de atender a las mascotas va más allá de darle un sobrante de comida.

La necesidad de atender a las mascotas va más allá de darle un sobrante de comida.

Aunque me gustaría, no soy de las que saco a pasear a John como muchos hacen con sus mascotas, porque es muy majadero. Ni suelto ni atado a una cadena es posible hacerlo; he leído que las personas que lo hacen tienen un 54 % más de energías.

Pero como ya he comentado en mi trabajo anterior, la presencia de una mascota en el hogar puede mejorar la calidad de vida y contribuir a la salud física y mental de las personas que conviven en él. Ayudan también a prevenir dolencias físicas, hipertensión arterial y otras enfermedades cardiovasculares, según aseguran diferentes textos. 

En varios países ya se incluyen a las mascotas en las sesiones de terapias y sé que hay perros que están siendo entrenados para apoyar a diabéticos o simplemente para ser compañía de niños y ancianos.

Viéndolo así, es importante también cuidar de ellos, no solo usarlos en el bien de los seres humanos, sino que sea reciproca esa atención. De ahí que esta vez ahondare en el cuidado de estos animalitos.

Conozco que en muchas partes del mundo existen leyes que los protegen. Que las personas que conviven con perros, gatos y otros, tienen reglamentos para velar por ellos y que son de estricto cumplimiento.

En Cuba esto no es así, cualquiera tiene una mascota y ni siquiera la atiende, en muchos casos deambulan por las calles, sucios, enfermos y sin alimentarse. Por suerte ya los cubanos se pronunciaron a favor de crear leyes que los protejan y cuiden.

La realidad es que urge poner en vigor una ley de inmediato que los cuide y sancione el maltrato, porque no solo los perros deambulan la ciudad y son mal alimentados; también vemos humillaciones e indolencia hacia los caballos especialmente los de uso como medio de transporte, que además de las largas jornadas de trabajo a que son sometidos, el látigo para que apresure el paso y la mala alimentación hacen presencia en esta ciudad.

De ahí que mi llamado al cuidado y amor hacia los animales va más allá de abogar por los que llamamos mascotas. Ningún animal merece ser golpeado ni maltrato y mucho menos para que nos aporte economía.


Eleonora María Flores Pedraza

Periodista Licenciada en Historia y Ciencias Sociales 1984, muestra interés por el periodismo y los problemas de la sociedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.