martes, 7 diciembre 2021

Cazuelas relucientes: ¿cómo lo logro?

En la antigüedad la cocina era apreciada como un lugar privilegiado de la estancia porque resultaba el espacio ideal para ubicar objetos considerados de valor como platos y tazones, que debían estar relucientes. Actualmente esta práctica es ansiada por amas de casa que buscan la manera de hacer más llamativas y útiles sus cazuelas.

En la antigüedad la cocina era apreciada como un lugar privilegiado de la estancia porque resultaba el espacio ideal para ubicar objetos considerados de valor como platos y tazones, que debían estar relucientes. Actualmente esta práctica es ansiada por amas de casa que buscan la manera de hacer más llamativas y útiles sus cazuelas.

En la antigüedad la cocina era apreciada como un lugar privilegiado de la estancia no solo por ser el sitio donde se elaboraban los alimentos, sino porque resultaba el espacio ideal para ubicar objetos considerados de valor como platos, tazones, porcelana fina y utensilios de cobre o estaño, los cuales debían estar relucientes. Actualmente esta práctica es ansiada por muchas amas de casa que buscan la manera de hacer más llamativas y útiles sus cazuelas.

Los recipientes de cocina, su color y brillo resulta uno de los principales dolores de cabeza de las mujeres, y por qué no, de los hombres que deciden trabajar diariamente con cazuelas, ollas y sartenes. Su uso prolongado y a veces el uso inadecuado de detergentes los opaca y mancha, cosa que bien pudiera evitarse con algunos consejos:

  • Cuando recién se estrena es importante “curarlas”, o sea, quitarles el olor y sabor a metal, para ello debemos hervir en ellas leche con agua.
  • A veces, por la premura, los alimentos se pasan de tiempo y se queman, lo que provoca la presencia de residuos sólidos, para quitarlos, haga una mezcla de bicarbonato, agua y pasta dental; embarre toda la superficie quemada y déjela así toda una noche. A la mañana siguiente verá como todo se desprende.
  • En caso de presentar comida adherida al fondo, échele un poco de sal y luego frótela con papel de periódico; se desprenden con facilidad.
  • Para blanquearlas y quitarle los residuos de grasa, el método ideal se basa en hervir en ellas dos limones cortados a la mitad por unos minutos.
  • Los jarros o moldes manchados de caramelo también tienen solución, para ello deben hervirse en su interior pedacitos de jabón de lavar, el resultado será sorprendente.
  • El sartén, para que no pee, debe dejarse desde la noche anterior con grasa, para al día siguiente frotarlo con sal y posteriormente lavarlo con agua y jabón.
  • Los objetos de acero inoxidable bien pueden limpiarse con un algodón empapado en vinagre, o frotarlos con papel periódico ara luego lavarse con detergente.
  • Para retirar la capa calcárea que se forma al hervir agua en ellos, se debe hervir agua con vinagre, sal y cáscaras de papa. Después se deja refrescar por varias horas, y la capa se desprende fácilmente.
  • Por último también recordemos nuestra costumbre heredad de las tradiciones campesinas consistente en poner boca bajo, sobre una hoguera de leña, los utensilios, preferiblemente los de hierro. Luego se raspan y limpian bien con estropajo de soga y jabón de baño.

 

Esperemos que estos sencillos trucos les sirvan para tener utensilios relucientes.


Carmen Milagros Martín Castillo

Periodista Licenciada en Periodismo por la UCLV 2012. Editora del sitio web de Telecubanacán, amante del universo digital.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *