Sáb, 19 junio 2021

Villa Clara de béisbol, con 2-3, llega a plaza difícil: Camagüey

Tras ganar el primer partido en su visita al Yayabo, el Villa Clara de béisbol cayó en los dos siguientes, por lo que el resultado frente a Sancti Spíritus no fue el mejor, durante los segundos topes de la serie 60.

De tal suerte, el récord de los Leopardos ahora mismo es negativo, dos victorias y tres derrotas, para situarse en los puestos del 10 al 12 junto a Mayabeque y Ciego de Ávila.

Cuando hacemos un balance de las dos primeras sub-series ante Tigres y Gallos, vemos que mucho tendrán que mejorar los Azucareros para poder clasificar a los playoffs, porque sus números no son halagüeños.

Comencemos con el bateo, el punto más flaco de esta selección y lo sigue siendo. Los villaclareños batean apenas para 234, cuando el promedio colectivo de la serie es de 303; tienen un promedio de embasado de solo 305 y un slugging de 266, sin triples ni jonrones.

Con estos números raquíticos a poco se puede aspirar en una pelota tan ofensiva como la nuestra. Solo analicen que los líderes de la contienda, los camagüeyanos, lo hacen nada menos que para 406.

Con el madero pocos han destacado en el Villa Clara. El que sí lo ha hecho de manera sorpresiva es Magdiel Alfredo Gómez, un hombre que no se caracteriza precisamente por batear. Sin embargo, el santaclareño promedia para 353 y, además, ha brillado a la defensa en segunda base.

Otro que puede señalarse con nota positiva al ataque es Walter Pacheco, que compila para 294, pero con cinco impulsadas para el plato, el mejor dentro de un equipo que promedia para 149 con corredores en posición anotadora.

El resto del corazón del line-up, Vizcaíno Yeniet y Raúl Reyes, anda muy por debajo de lo que se espera de ellos, sobre todo a la hora de empujar carreras. Entre los tres solo han fletado a cinco compañeros, la misma cantidad de Pacheco.

A este grupo con deudas hay que añadir al prometedor Otoniel González, que tuvo que ser bajado al noveno turno, para ver si mejora. La temporada apenas comienza así que esperemos que ellos levanten su rendimiento, por que, si no, los parciales anaranjados van a sufrir muchísimo en esta temporada.

El pitcheo tampoco ha sido nada del otro jueves, ni abridores ni relevistas. Su efectividad es de 4.43, les batean para 346 y se les embasan casi dos corredores por inning. Con estos guarismos es muy difícil ganar en el béisbol, con una ofensiva tan pobre como la villaclareña.

Mención aparte para el reaparecido Alaín Sánchez, Oscar Hernández, Pablo Luis Guillén y Yasmany Hernández Rojas, que sí lo han hecho de manera efectiva. Aunque perdió el último desafío, Yasmany ha estado en las dos sonrisas del elenco. Del resto del staff poco que destacar.

Además, antes de comenzar ya preocupaba el joven cuerpo de relevistas, por su lógica inexperiencia, y sus dígitos son paupérrimos hasta ahora: su efectividad es de 5.06 y les batean para 354.

No obstante, ellos no son de los peores del torneo, así que imagínense el nivel de los relevistas en Cuba, que promedian para 6.99 carreras limpias por juego. Un verdadero espanto.

Con este panorama Villa Clara juega este sábado y domingo en Camagüey, uno de los co-líderes de la serie 60 con 4-1. Será esta otra visita difícil sin duda para la tropa de José Antonio García, que, al menos, ha mostrado ganas en estos inicios.

Veremos cómo salen los Leopardos de la tierra de los tinajones, nada menos que rumbo a Las Tunas, antes de llegar al Sandino para chocar con Guantánamo, el sábado 26 de septiembre.


Lázaro Marín Garcia

Comentarista Deportivo Licenciado en Lengua y Literatura Inglesa 1984 en la UH. Amante del universo atlético, administra el blog Universo Naranja.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.