Mar, 22 junio 2021

Maternidad y paternidad responsables

Al ser la familia el eslabón principal de la sociedad, es el primer grupo de socialización del individuo desde que nace. Las primeras experiencias y los primeros valores los aprende el ser humanos en el seno familiar.

Al ser la familia el eslabón principal de la sociedad, es el primer grupo de socialización del individuo desde que nace. Las primeras experiencias y los primeros valores los aprende el ser humanos en el seno familiar.

«Es la familia un espacio para el desarrollo de la identidad, por consiguiente, la paternidad y maternidad responsables influyen en un desarrollo saludable de los hijos», explicó la psicóloga Beatriz Estupiñán Pérez en la revista especial de Telecubanacán.

De ahí que, no solo el desenvolvimiento adecuado de la familia sea importante para el individuo, sino también para el resto de la sociedad en que este se desenvuelve y para el resto de las personas con las que interrelaciona, acotó Estupiñán Pérez.

La maternidad y paternidad responsables implican la planificación de las gestaciones. Es decir, no comienza cuando el niño nace, sino desde antes, cuando se decide concebir; saber cuándo está lista la pareja para poder procrear, conocer y decidir cuántos hijos van a tener y cómo encaminar su educación, alimentación y tránsito por la vida le corresponde a ambos miembros.

Beatriz Estupiñán Pérez, psicóloga

No basta con una buena vivienda u alimentación, sino que es necesario suplir el resto de las necesidades que tiene el individuo en la sociedad, de acuerdo a las exigencias y características de esa sociedad, aseveró la psicóloga.

«El rejuvenecimiento de la nupcialidad y de la concepción y creación de la familia en Cuba es una problemática actual. Muchas parejas de adolescentes se unen y no están preparados para sumir los roles de padres y madres responsables», afirmó Estupiñán Pérez.

Otra de las problemáticas es la necesidad de garantizarles las condiciones de vida a esos hijos, condiciones que ellos no pueden asumir con la calidad requerida. Los altos índices de divorcio o separación entre los padres, tanto aquellos que contrajeron un contrato legal como otros cuya unión es consensuada, también influyen negativamente en el buen desarrollo de ese individuo en la sociedad.

Beatriz Estupiñán Pérez, psicóloga

«Educar a los hijos en el respeto, enseñarles las normas de vida adecuadas con un discurso común entre padre y madre resulta sumamente necesario, así como compartir el afecto y la solución de las necesidades materiales de los hijos, aspectos que crean estabilidad y seguridad», explicó la psicóloga del Centro de Bienestar Universitario de la Universidad Central «Marta Abreu» de Las Villas. Los momentos exclusivos, especiales y diferentes también educan y son necesarios en la crianza de los hijos, concluyó Estupiñán Pérez.


Eleonora María Flores Pedraza

Periodista Licenciada en Historia y Ciencias Sociales 1984, muestra interés por el periodismo y los problemas de la sociedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.