Jue, 24 junio 2021

La palma más rara del mundo se encuentra en Villa Clara

La Thrinax (o la palmita de Jumagua como se le conoce coloquialmente) comparte con otras especies los mismos peligros en que se encuentran expuestos animales y plantas que se desarrollan sobre ecosistemas prácticamente únicos. Nuestra estrafalaria palmita apenas muestra signos de adultez cuando llega al medio siglo de vida, hasta hace algunos años era muy complicado lograr la germinación de sus semillas; resultaba una proeza aviverar ejemplares y los conteos arrojan una reducidísima población.

La antigua provincia de Santa Clara tuvo su escudo desde la época colonial que sufrió una pequeña actualización cuando se sustituyó el nombre de Santa Clara por Las Villas, al llegar la República. El blasón  representó al centro de Cuba por más de un siglo hasta que se decidió realizar la división política administrativa de 1976 y las autoridades decidieron no heredar aquel símbolo y confeccionar un escudo con elementos distintivos de la naciente Villa Clara.

Entre sus detalles se adicionó una representación de la palma Hemithrinax ekmaniana que crece en tres de los 8 mogotes de Jumagua, elevaciones ubicadas a unos 2 kilómetros al oeste de Sagua la Grande.

En una de las múltiples ocasiones en que he visitado el lugar, subí hasta lo más alto para tomar imágenes de estas plantas que se pueden ver brotar en las más minúsculas e incómodas oquedades de la roca. Llegar junto a ellas resulta casi imposible, hecho que quizás haya contribuido a su preservación hasta la actualidad.

La Thrinax (o la palmita de Jumagua como se le conoce coloquialmente) comparte con otras especies los mismos peligros en que se encuentran expuestos animales y plantas que se desarrollan sobre ecosistemas prácticamente únicos. Nuestra estrafalaria palmita apenas muestra signos de adultez cuando llega al medio siglo de vida, hasta hace algunos años era muy complicado lograr la germinación de sus semillas; resultaba una proeza  aviverar ejemplares y los conteos arrojan una reducidísima población.

Afortunadamente los expertos del Jardín Botánico de la Universidad Central de Las Villas han logrado el milagro de hacer crecer la Thrinax en un área del campus que han destinado a las plantas endémicas que se desarrollan sobre rocas calizas. La palmita no llega a dos metros de alto, pero su sola presencia allí nos dice que resulta factible su aclimatación en otros lugares, y quizás no sea un desenfreno reservar  un grupo de plantas para aclimatarlas en un lugar bien concurrido, así más villaclareños tengan la posibilidad de conocer de primera mano a la que califica como la palma más rara del planeta.


Arnaldo Díaz Jiménez

Director de Televisión en Telecubanacán Graduado de Lenguas Extranjeras 1987 se interesa por el desarrollo científico y medioambiental. Es Realizador del Programa de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Un comentario en "La palma más rara del mundo se encuentra en Villa Clara"

  1. El que quiera ver esa rara Palma con más detalles pues en YouTube hay un reportaje que hice hace como 12 años sobre la llamada Palmita de Jumagua