Lun, 21 junio 2021

El último mambí

Nos decía el apóstol que la historia de los hombres puede ser contada por sus casas. La casona colonial donde habitan Diego Orozco Rodríguez y Purísima Cárdenas Yánez guarda tantas historias que no le caben dentro.

Tras las huellas de esas historias marchamos a 6 kilómetros de Pavón y allí nos enteramos que el padre de Diego, Eladio Orozco, fue un mambí que había marchado a la manigua en busca de una vida digna para su terruño.

La llegada al lugar de la columna española de máximo Gómez fue como un disparo en plena noche que dio la señal de partida, y con apenas 13 años cabalgó el joven Eladio atravesando el paso de la piragua, bajo el mando del alférez Florindo de la Hoz. En Dos amigos de Ruiz combatieron una columna española y después el general Gómez ordenó regresar al camino del Santo.En toda Cuba nace y se alimenta el embrión de la libertad y es designado gobernador de la isla el general español don Valeriano Weiler.

Como Eladio era tan joven y se destacó en batalla, el alférez Florindo de la Hoz le preguntó qué le gustaría recibir como regalo, y Eladio contestó que ver a su madre, y allá se fue, a su casa.

Su familia le pidió que no regresara a la guerra, y su madre se arodilló, pero Eladio, con esa voluntad libertaria forjada ya a los 13 años la dejó llorando y se fue otra vez a la manigua.

Y como la familia Orozco, al igual que Diego y Purísima, llevan el invisible pero luminoso signo sobre la frente, la madre de Eladio sirvió de enfermera durante la campaña. Tres años después finalizada la guerra del 95, Eladio regresa de nuevo a casa, pero la encuentra vacía. Al pie de una mata de mangos encuentra la tumba de su madre y la violenta aparición de don Valeriano Weiler que aún se respiraba en el aire.

La historia trasciende a pesar del tiempo; guardados en el escaparate de la casona, la medalla y el carnet de veterano de Eladio Orozco Broche, ese viejo mambí tan vivo que no siente dentro de sí el rumor de las mudanzas y que habita ya tranquilo en esta tierra donde los hombres han encontrado por fin una vida digna.


Reinaldo Cañizares

Periodista Ingeniero Químico de profesión, ama el Periodismo y la Literatura y el acontecer de su tierra: Encrucijada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.