domingo, 26 septiembre 2021

Cuentas bancarias fiscales, un deber del trabajador por cuenta propia

Más del 70 % de los trabajadores por cuenta propia villaclareños abrieron sus cuentas bancarias fiscales como parte de las medidas para el perfeccionamiento del trabajo por cuenta propia que entró en vigor en diciembre del pasado año.

Más del 70 % de los trabajadores por cuenta propia villaclareños abrieron sus cuentas bancarias fiscales como parte de las medidas para el perfeccionamiento del trabajo por cuenta propia que entró en vigor en diciembre del pasado año.

Más del 70 % de los trabajadores por cuenta propia villaclareños abrieron sus cuentas bancarias fiscales como parte de las medidas para el perfeccionamiento del trabajo por cuenta propia que entró en vigor en diciembre del pasado año.

«Son seis las actividades obligadas a cumplir con esa disposición legal. El servicio gastronómico en restaurantes y en cafeterías, el servicio de bar y recreación, el arrendador de viviendas, habitaciones y espacios, los servicios de construcción y los de transporte de pasajeros de cuatro a catorce capacidades en la provincia La Habana», explicó Nancy Prado Presa, jefa del Departamento de Atención al Contribuyente de la Dirección Nacional Tributaria (ONAT) en Villa Clara.

«Esta es una medida que mira hacia el futuro de lo que deben ser las relaciones financieras normales de cualquier negocio con determinado nivel de operaciones, donde resulta inconcebible trabajar solo con efectivo, en lugar de realizar transacciones bancarias con mayor seguridad y garantía para todas las partes; este procederno es único de Cuba, se hace en cualquier parte del mundo», aseguró la jefa del departamento de Atención al Contribuyente de ONAT en la provincia.

Un requisito importante es que esa cuenta bancaria debe abrirse en un banco comercial del municipio donde el contribuyente tiene su domicilio fiscal, dígase en una sucursal del Banco Popular de Ahorro o del Banco de Crédito Y Comercio.

«Para algunas personas esto podría parecer una limitación innecesaria, pero este requisito facilita el vínculo del contribuyente con la ONAT de su territorio», acotó Prado Presa.

«La legislación establece que esa cuenta bancaria fiscal en pesos cubanos (CUP) debe mantener un saldo mínimo equivalente a dos cuotas mensuales a cuenta del Impuesto sobre los Ingresos Personales, a cuyo pago está obligado el titular», explicó Elizabeth Machado Martin, especialista de Banca de Negocios de la Dirección Provincial del Banco Popular de Ahorro en Villa Clara.

«Si al cierre de cada mes el saldo mínimo de esa cuenta fuera inferior al establecido por operaciones vinculadas al ejercicio de la actividad económica, su titular dispondrá de un término de cinco días hábiles para crear el mencionado fondo», acotó Machado Martin. Criterio en el que coincide Prado Presa.

Estas especialistas aseguran que en el caso de los contribuyentes que generan ingresos en CUC al ejercer su actividad, tienen que realizar los depósitos o transferencias a su cuenta bancaria fiscal en pesos cubanos, según la tasa de cambio vigente en las Casas de Cambio (Cadeca).

Para operar la cuenta bancaria fiscal los contribuyentes deben depositar en ella los ingresos generados en el ejercicio de la actividad, con excepción de un fondo en efectivo para pagos de menor cuantía o de imprevistos, por un importe de hasta el 35 % de los ingresos depositados el mes anterior.

Machado Martin aclara que el propietario de la cuenta tiene libertad absoluta para manejar estos fondos, con la única condición de que sus operaciones sean auditables. Esto no limita el empleo de sus recursos, incluso en el consumo personal o familiar de sus cuentas.

Las especialistas de ambas instituciones enfatizan en que estas cuentas bancarias son la vía para recibir todos los pagos provenientes de las personas jurídicas a las que los trabajadores por cuenta propia presten sus servicios.

Con estas cuentas se protege al contribuyente ante cualquier emergencia que lo lleve a una situación de impago que comprometa su gestión y es una garantía de liquidez para exhibir ante una negociación con alguna contraparte, coincidieron Prado Presa y Machado Martin.

En Villa Clara existe aún un grupo de trabajadores por cuenta propia morosos en la apertura de sus cuentas. Las autoridades competentes hacen un llamado a inciar el proceso en momentos en que el plazo está a punto de cumplirse.


Eleonora María Flores Pedraza

Periodista Licenciada en Historia y Ciencias Sociales 1984, muestra interés por el periodismo y los problemas de la sociedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.